Documentary

Mi historia con Magic: el encuentro – cap. 3: juez nivel 2

Esta historia viene del capítulo 2: juez nivel 1.

Nivel 2

Me sentía muy cómodo con mi nuevo nivel. En los torneos más grandes ya era común que fuera líder de equipo y los torneos de tienda los llevaba muy bien. Me gustaba tener algo de responsabilidad pero también trabajar abajo de otros jueces a quienes admiraba.

En Julio de 2011 llegó el Nacional Uruguayo y yo ya siendo nivel 2 podía ser juez principal. Fue el primer torneo importante del que estuve a cargo y fue increíble. Los jugadores me respetaban muchísimo y yo me desempeñé muy bien en ese rol. Wizards le mandó a todos los jueces principales del mundo una cámara Flip para que registraran el torneo. Era una edición única con impresión de Magic en la carcasa. Me sentí muy bien recibiendo ese regalo de Wizards, me hacía parte de un club muy exclusivo internacional, no habían más de 80 nacionales alrededor del mundo, por lo tanto sólo unas pocas cámaras de esas existen. Les dejo una foto del equipo de jueces y abajo el video que edité filmado con esa cámara.

Equipo de jueces del Nacional. Desde la izquierda: Felipe Wazsuk (candidato a juez, no salvó el examen), Fede “Batu” Rivero, nivel 1, yo, Diego Kiedanski (candidato a juez, se certificó durante el torneo).

GP Pittsburgh, SCO Atlanta, GP Montreal

Apenas me certifiqué como nivel 2 empecé a ver torneos internacionales un poco más lejos. Se supone que los niveles 2 son jueces de piso en GPs, entonces quería tener esa experiencia. Había una seguidilla de 4 torneos en fines de semanas seguidos en Estados Unidos. Hablé con Damián y dijo que iba a hacer lo posible para que me acepten. Unas semanas después me confirmaron de un par y pude comprar los pasajes. Uno de los torneos era un Pro Tour y a ese no me aceptaron. De cualquier manera quería ir a ver cómo eran en persona. Finalmente me aceptaron a 3 de los 4 torneos, se ve que Damián les habló bien de mí. Un jugador local, Joaquín Fuentes decidió acompañarme en el viaje y jugar los torneos. Casi sin quererlo me iba a ir a pasar un mes a Estados Unidos, soportado exclusivamente por Magic.

Honestamente, no lo podía creer. Nunca me hubiera imaginado que iba a estar en una situación en la que pudiera viajar todo ese tiempo por un hobby. El primer torneo fue en Pittsburgh. Con Joaquín volamos a Nueva York y desde ahí nos tomamos un ómnibus directo a Pittsburgh viajando toda la noche. Yo nunca había trabajado en un torneo tan grande, entré al salón y no lo podía creer. Era realmente grande. Había cientos y cientos de mesas, carteles con personajes de Magic, vendedores, artistas. Y muchísimos jueces caminando y haciendo cosas alrededor del salón. Me presenté con el Judge Manager Chris Stagno.

Yo sabía más o menos con qué me iba a encontrar desde el punto de vista de la estructura de los torneos, así que me pusieron a trabajar y supe qué hacer. Conocí a Steven Zwanger y trabajé con él gran parte del viernes. Sigue siendo uno de los jueces más importantes y respetados del programa. Yo trabajé en el turno de la noche, así que me quedé trabajando hasta tarde. Recuerdo que Chris me preguntó si me animaba a correr uno de los torneos de la noche, eso significaba que iba a ser el juez principal. Eran unos 30 o 40 jugadores pero era mi torneo. A 8.000 kilómetros de mi casa, tenía mi propio torneo. Hice el anuncio del inicio y los acompañé las 2 o 3 horas que jugaron. Terminé charlando con los jugadores que iban terminando y todos pasamos un muy buen rato. Me fui a dormir esa noche súper contento. Esta iba a ser una muy buena aventura.

Tengo muy pocas fotos de ese torneo. El que está de espalda adelante soy yo. Atrás mío Toby Elliott, nivel 5 y uno de los jueces más importantes de la historia. Cruzando la mesa a mi derecha y hablando con alguien atrás, Steven Zwanger. En esta foto pueden ver la cantidad de jueces que había por todos lados, realmente impactante.

Al día siguiente tuve mi primera reunión de equipo en un GP. Mi líder era Brian Schenck, no demasiado comunicativo pero muy interesante. Entendí las tareas de mi equipo y salimos al piso a ayudar jugadores. Mi primer llamado fue unos minutos después: Brad Nelson tenía problemas con una Phantasmal Image. Para los que siguen un poco la historia de Magic saben que Brad Nelson es uno de los jugadores más famosos de los últimos tiempos, responderle su pregunta fue un poco raro. Muy rápido me iba a acostumbrar a ver jugadores famosos en los torneos e interactuar con ellos pero esta fue mi primera vez.

En el almuerzo fuimos todo el equipo a comer juntos. En un restaurante vendían Long Island ice tea, a mi me gusta mucho el té frío entonces me pedí uno al igual que Eddie Cheung otro juez del equipo. Cuando llegó entendí por qué Eddie estaba tan contento, es un trago alcohólico bastante fuerte. Yo no tomo alcohol así que se lo regalé a otro miembro del equipo. Entre los jueces no se suele tomar mucho alcohol, mucho menos durante torneos pero en este primer almuerzo pasó.

El domingo trabajé con Kyle Ryc, juez canadiense muy extrovertido y divertido. De la misma manera que me sentí desde siempre un juez Argentino y fui bienvenido en la comunidad, ya desde mi primer torneo me sentía un juez internacional. Todas las interacciones que tuve fueron geniales, me sentí cuidado y en cada paso había gente preocupándose por mi. Chris me trató increíble, Steven y Brian me enseñaron muchísimas cosas y con Kyle me divertí muchísimo. Durante el torneo conocí también a Nico Glik, un juez Español pero nacido en Bélgica genial. Él iba a ser el juez principal de uno de los torneos en los que iba a trabajar dos semanas después entonces quedamos en vernos ahí.

Cena de jueces después del domingo. De adelante del todo en sentido horario: Kyle Ryc de Canadá, yo, Nico Glik de España, David Kitachewsky de Francia, Kim Warren de Inglaterra, Claire Dupre de Francia, dos jueces que no recuerdo el nombre y Rob Castellon de USA.

No recuerdo mucho del viaje en sí, el siguiente destino fue Philadelphia. Hicimos un poco de turismo, es una ciudad increíble para recorrer y aprender de historia americana. Muchas cosas pasaron ahí hace 200 años. Me gustó mucho, nunca volví a visitarla. El torneo en Philadelphia era el Pro Tour para el que no me aceptaron. De cualquier manera fui a jugar torneos paralelos y a charlar con jueces. Ahí conocí a David Rappaport, un juez muy buena onda y me crucé con Daniel Ojcius que sí había sido aceptado para trabajar en el Pro Tour. Hubo un llamado a todos los jueces por los altoparlantes y me sumé al grupo. Ahí Toby Elliott confirmó los rumores de que estaban por salir cartas de doble cara. Pensé en hacer una pregunta pero me dio vergüenza. Me arrepiento de no haberme animado.

Fui pero no a trabajar. Foto de Juan Branáa.

De Philadelphia salimos para Atlanta y el tercer torneo. Este era el que Nico iba a ser el juez principal. Por alguna razón me puso como líder de un equipo. Probablemente haya sido el tema del idioma (los dos hablábamos español) pero tal vez pensó que yo era un juez medianamente competente como para ponerme a cargo. En un momento recuerdo escuchar por los altoparlantes del salón: “Ey, Federico, boludo, vení para acá”. Obviamente que nadie sabía qué significaba “boludo” así que a nadie le importó. Llegué a hablar con Nico muerto de la risa. Después de ahí nos encontramos en muchísimos torneos y nos decimos boludo mutuamente, yo quiero creer que en base a ese momento.

El lunes después del torneo ocurrió algo que también iba a vivir muchísimas veces pero esta era la primera: una conferencia de jueces. El programa de jueces fue siempre una comunidad muy activa con una motivación realmente marcada de crecimiento y ayudar a los demás a ser mejores. Una herramienta que siempre tuvimos fueron las conferencias. En ellas, se juntan muchos jueces de todo el mundo (por eso originalmente se hacían junto a torneos grandes) y algunos presentaban temas. Yo presenté un tema respecto a los retos de ser juez en una comunidad aislada. Fue una experiencia súper enriquecedora y siempre que fui a conferencias presenté algún tema, un poco para ayudar a la comunidad y un poco como reto a mí mismo.

Conferencia de jueces en Atlanta. Mirando la foto no reconozco a mucha gente, está CJ Crooks en la segunda mesa de la columna del centro.

Ocurrió algo interesante en esa conferencia. Alguien preguntó cuáles niveles 2 querían subir a nivel 3. Prácticamente todos levantaron la mano, yo no. Es realmente difícil de llegar a nivel 3 y yo siempre tuve la filosofía de intentar ser el mejor nivel 2 que pudiera antes de considerar subir. Damián hizo un trabajo muy fino para convencerme de comenzar el proceso un tiempo después pero a esa altura yo estaba realmente convencido de querer maximizar mi potencial como nivel 2 antes de seguir adelante.

El viaje terminó en Montreal, Canadá. Fuimos en tren desde Nueva York, un viaje hermoso con paisajes increíbles. Fuimos jugando Magic y comiendo todo el camino. Yo ya estaba un poco más ducho en el tema de los torneos entonces entré al salón ya entendiendo un poco qué se supone que tenía que hacer. De cualquier manera, esa primera impresión del salón gigantesco y vacío siempre me impactó muchísimo.

Mi líder de equipo fue Shawn Doherty, otro juez excelente y me puso a cargo de un sub-equipo dentro de su equipo. Tenía dos jueces a cargo para algunas tareas. Al final del día me preguntó cuál de mis jueces había trabajado mejor y no le supe decir. Él me dejó muy clara la importancia de observar a otros jueces trabajando y poder dar feedback significativo. Me escribió en una review:

When I asked Federico which of his squad members impressed him the most, he had trouble picking one that stood out. When you have discussions about rules and policies, you begin to get an understanding of the judges, which allows you to see how well they each are doing. This will help you give them feedback and will give you more material for writing reviews.

Todavía iban a pasar años hasta que yo entendiera realmente la importancia del team building, de dar feedback, de generar una actitud de camaradería y cooperación dentro del equipo. Fue de las áreas en las que más me costó mejorar en mi proceso a nivel 3 y Shawn ya lo había visto en el día 1.

En este torneo descubrí también una de las tradiciones más lindas del programa de jueces: la foto del staff. No sé por qué no estuve presente en la foto de Pittsburgh pero aquí estaba en mi primera foto con todo el equipo de jueces.

No voy a nombrar a todos los jueces de la foto, obviamente pero quiero destacar a algunos: los primeros dos de arriba son Shawn Doherty y Steven Zwanger, ya muy importantes en mi carrera como juez. De rojo John Alderfer y Jeff Morrow, excelente jueces y líderes en el programa. El penúltimo de la fila de arriba es Jeph Foster, alguien con quién también iba a tener mucha amistad. El segundo de la fila de abajo es Alexei Gusev, uno de mis mejores amigos del programa. Yo estoy abajo a la derecha y al lado mío Gustavo Otero, el otro latino del staff.

El domingo me asignaron a una tarea bastante sencilla pero interesante porque tenía a un candidato de juez trabajando conmigo. La idea era mostrarle qué tareas hacemos los jueces, cómo es lo mejor y dejarlo también hacer su parte para que aprenda. Unos años después me lo crucé en un torneo (me reconoció él, me hubiera sido imposible a mi reconocerlo) y fue lindo verlo certificado y en el staff de un torneo.

GP Santiago 2011

Después del viaje tocó volver al mundo real pero no por mucho tiempo, unas semanas después tocaba el turno del GP en Santiago de Chile, mi primer GP en Latinoamérica y el que marcaría un resurgimiento de los GPs en nuestra región. Hasta aquí, había un torneo de estas características cada 4 o 5 años en el continente. Ahora, empezarían a haber todos los años, incluso varios por año. Buen momento para certificarse.

Este Chile fue bastante caótico por varias razones. Primero, era el primer torneo de Damián como juez principal. [NOTA DEL EDITOR: Damián me pidió que aclare que él estaba en un rol de juez principal secundario. No se hace responsable del caos que fue el torneo] ¿Recuerdan que los niveles 4 son los jueces principales de GPs y a Damián lo habían promovido unos meses antes, cuando yo subí a nivel 2? Bueno, este era su debut. Segundo, se anotaron muchísimos más jugadores de lo que esperaban. No sé cuántos habían presupuestado pero terminaron siendo alrededor de 750, creo que batió el récord del torneo más grande de la historia en Latinoamérica. Tercero, el salón no era particularmente bueno para tanta gente. Estaba dividido en tres partes entonces la labor de los jueces no era para nada óptima, tuvimos que caminar muchísimo.

Carlos Ho perdió su valija en el vuelo entonces Dami le tuvo que dar su camisa roja. Mi primer torneo con un staff completamente latinoamericano… bueno, casi, había un ruso infiltrado. ¿Recuerdan al juez que estaba hablando con Peter en la foto de 2001? Está justo atrás mío a la izquierda.

Los GPs son torneos de dos días, sábado y domingo. Pero el viernes aprovechan para hacer torneos paralelos y para eso necesitan algunos jueces. Yo estaba en ese grupo así que llegué el viernes temprano y conocí a mi equipo. Yo no lo sabía en ese momento pero seguiría en contacto con todos los jueces de ese torneo durante muchos años más. La comunidad latinoamericana es muy unida y trabaja muy bien y hemos hecho muchas cosas juntos.

El viernes ya fue bastante caótico, lo que era un indicio de cómo iba a estar el resto del fin de semana. Obviamente si muchos jugadores viajan para jugar el evento principal, muchos van a jugar los paralelos el viernes también. No tantos como el sábado pero sí más de lo que esperábamos. Yo todavía no tenía mucha experiencia pero ayudé en la logística para asegurarnos de que todos los jugadores tuvieran lugar para jugar. Ese rol de logística de eventos paralelos es de los que más me gusta en torneos así de grandes y uno que desarrollé muchísimas veces. Realmente se puede descontrolar si uno no tiene las cosas claras, en un torneo de este tamaño pueden haber cientos de jugadores jugando decenas de torneos a lo largo de todo el salón y decenas de jueces llevando a cabo distintas tareas. Y el cronograma de torneos tiene que seguir, así que hay que estar muy encima de todas las cosas.

No recuerdo mucho del torneo en sí, sólo algunas situaciones. Recuerdo una conversación que tuve con Daniel Kitachewsky. Él era mi líder de equipo el domingo y es particularmente bueno en reglas. Nos habíamos conocido unos meses antes en Montreal entonces charlamos un poco y yo le hice una pregunta de reglas que todavía no tenía clara. Me lo explicó tan bien que todavía lo recuerdo.

Otra situación que ocurrió fue que vi una interacción entre dos jugadores que analizándola ahora me hace estar bastante seguro de que hicieron trampa y merecían ser descalificados. Hoy en día si me ocurriera algo así en un torneo lo investigaría pero en ese momento no me animé a hacérselo saber al juez principal entonces no pasó a mayores. Creo que nunca se lo dije a nadie por vergüenza.

Trabajando durante el torneo.

Hubo muchas demoras por problemas logísticos y los jugadores no estaban muy contentos. Realmente no teníamos un equipo (ni de jueces ni de gestión del torneo) preparado para tantos jugadores todos juntos.

Las finales se jugaron sin público en el salón pero se transmitían por circuito cerrado en unas pantallas en otros salones para que los jugadores las pudieran ver. En un momento un camarógrafo estaba esperando a que comience el partido que tenía que filmar y decidió girar su cámara y filmar las cartas de la mano de un jugador que estaba jugando otro partido en una mesa contigua. El tema es que ese video se estaba proyectando en pantalla gigante en ese mismo salón entonces su oponente también podía ver claramente las cartas de su mano. Por suerte no levantó la vista antes de que Daniel se diera cuenta y se parara adelante de la cámara.

El domingo terminamos bastante tarde y cansados. El organizador nos dijo que no invitarían con la cena del domingo pero primero tendríamos que esperar a que terminen todos los jueces. Eso fue bastante tarde, no había problema porque estábamos charlando entre nosotros pero la cena fue realmente mala (un sánguche sin mucha gracia y bebidas calientes) así que la espera no lo justificó. Fue una anécdota que recordaríamos por muchos años.

Algo que descubrí en ese torneo también es que al final del fin de semana los jueces nivel 3 seleccionaban a un juez que los había impresionado durante el fin de semana y les daban un reconocimiento. Al igual que la cena del domingo entre todos juntos, estas tradiciones estaban muy vivas en Latinoamérica pero no tanto en otras partes del mundo, por lo que no lo había visto en los torneos en USA. Alejandro Raggio me seleccionó a mi como juez destacado lo cual fue inesperado y un lindo reconocimiento. Gracias Ale 🙂

Al día siguiente teníamos también una conferencia, al igual que en Atlanta. Ahí presenté los avances de la página de jueces de Latinoamérica que la había estado trabajando en los meses anteriores. No había mucha información, sólo comunicarles oficialmente a todos que estaba en camino. En esa época tenía un iPhone 4 y me había comprado un adaptador del conector del iPhone a VGA, me sentí muy cool usándolo para proyectar desde mi teléfono. Creo que fue la única vez que lo usé.

Participantes de la conferencia.

GP México 2012, GP Salt Lake City

Creo que ya notaron que la vida de un juez activo involucra viajar muchísimo. Yo además en esa época tenía un trabajo que me permitía viajar mucho y además con la increíble suerte de que yo organizaba mis propios viajes. Un cliente necesitaba que fuera a México a auditar una planta de producción entonces armé el viaje de manera de que coincidiera en fechas con el GP. Era la única manera de justificarlo económicamente. Además había un torneo en Salt Lake City al fin de semana siguiente que era un muy buen combo.

Apliqué a los dos y me aceptaron, ya empezaba a ser un juez nivel 2 con un poco más de andamiento entonces aplicaba con confianza. Damián era el juez principal del torneo en México y me seleccionó para una posición muy interesante: Executive Officer. Ese era un rol que no se cubría en todos los torneos y ahí era todavía muy nuevo. Era una especie de mano derecha del juez principal, dándole una mano en tareas administrativas de la gestión del torneo, registro de situaciones interesantes para el reporte posterior, etc. Me sentí muy bien cuando Damián me seleccionó para esto porque más allá de que sin duda estábamos cómodos pasando el día juntos y charlando, era un reconocimiento de que estaba haciendo las cosas bien y de que tenía algún futuro en el programa.

Estuve arriba del escenario del juez principal todo el sábado, se sintió bien un poquito de poder. De azul arriba del escenario está McKoy y al lado Nick Fang, uno de los más amargos del programa. Creo que esa es la única vez que lo vi sonriendo. Adelante, David de la Iglesia, (juez controversial Español), Arturo Alvarado de México y Gustavo Otero de Puerto Rico.

Pero primero, el viernes. Estaba nuevamente entre esos jueces que trabajan el viernes y estuve a cargo de unos torneos junto con Franciso Iramain de Puerto Rico. En un partido hubo una situación interesante. Un jugador mintió sobre el resultado del partido (Magic en torneos se juega al mejor de 3 partidas). El jugador decía que había ganado 2-0 cuando en realidad había sido 2-1. Esto tiene un impacto realmente pequeño en la estructura del torneo pero sigue siendo romper las reglas para sacar una ventaja y aparte me mintió al principio de la investigación. Ambas ofensas son descalificables así que lo descalifiqué. Lo interesante de ese tema es que el jugador se lo tomó muy bien y a partir de esa interacción siempre que nos cruzamos en el piso del torneo me saludaba. Muy raro.

El torneo fue muy interesante, yo estaba acostumbrado a las tareas que lleva a cabo un juez en el piso del torneo y fue extraño no tener nada que ver con eso. Hablé muchísimo con Damián a lo largo del día, especialmente acerca de subir de nivel. No sé qué me dijo que me convenció de intentar subir a nivel 3. Yo sabía que era un camino muy escabroso y que realmente no necesitaba la motivación pero ese empujón significó bastante para convencerme de intentarlo.

Hay una infracción que se llama Communication Policy Violation y es un poco un meme entre los jueces porque la gran gran mayoría de las veces que un juez quiere penalizar a un jugador por eso, está equivocado. Son casos tan específicos que circula la frase “nunca es CPV”. Durante las semifinales un jugador efectivamente cometió CPV y yo tenía tanto miedo de poner esa penalización que consulté con otros dos jueces, incluido el juez principal. Cuando finalmente le puse la penalización al jugador había dado tantas vueltas que lo único que quería era seguir jugando y ni se quejó. El torneo lo ganó Paul Rietzl que es uno de mis jugadores favoritos, es lindo ver a un buen jugador ganar en vivo.

Staff de GP México. Creo que existe una foto en la que no nos estamos todos cayendo. Yo estoy agachado en el centro. Esta vez Dami sí pudo usar su camisa roja.

En la cena repitieron los reconocimientos como en Santiago y Damián me reconoció a mí por mi labor. Me parece que fue un poco obligado porque trabajamos juntos todo el día pero también creo que hice un buen trabajo. Escribió esto en una review después del torneo:

Fede, I definitely hope you found this role for [day 1] of the GP useful and as positive as I found it myself to have you by my side. When I was scheduling, picking you was easy as we get along very well, I like you as a person and as a judge and I definitely thought the experience could improve you but at the same time, I was taking you “out” from the usual GP roles which maybe, you’ve been expecting for long. I hope it was worthy and that you’ve learn something from the event, from the position, from me.

Después del torneo comimos tacos. El juez que está al lado mío es Mexicano y le decían Seifi. A mi me dicen Fefi entonces me confundí muchísimas veces cada vez que le hablaban a él.

Desde México a Salt Lake City. El organizador de este GP era StarCity Games que es de mis empresas favoritas para trabajar en torneos. Realmente tratan muy bien a los jueces y se preocupan porque todo esté organizado y funcionando bien. Es lindo preocuparse por un torneo cuando desde la empresa se siente el mismo nivel de compromiso.

Al torneo llegaron muchos más jugadores de lo que esperaban, tuvieron que alquilar el salón de al lado del centro de convenciones y partir el torneo en dos cuartos. Eso complicó un poco la labor de los jueces pero nada que no pudiéramos resolver. Al final del fin de semana pasaron dos cosas muy lindas: nos dieron más compensación de lo que habían prometido y nos regalaron una carta promocional al azar a todos los jueces. Ese tipo de pequeños gestos hace que a lo largo de los años siempre me haya gustado muchísimo trabajar para ellos, a diferencia de otros organizadores…

Vista del piso en GP Salt Lake City. Estoy hablando con Jason Flattford, más adelante íbamos a colaborar en un proyecto muy interesante. El pelado alto de mi izquierda es Arthur Hallavais, nunca fuimos muy amigos pero siempre me gustó trabajar con él en torneos. Tiene una manera muy interesante de ver el mundo.

Salt Lake City es una ciudad hermosa, súper prolija y ordenada. Me gustó muchísimo. Estaba buscando el libro “God, No” de Penn Jillette y decidí que tal vez esa no era la mejor ciudad para andar preguntando.

De vuelta en Montevideo y más torneos de tienda hasta que llegó el Nacional de 2012 En realidad no el nacional, en ese año ya se había cambiado la estructura y no había más mundiales, sino un torneo llamado World Magic Cup. A las tiendas les tocaba correr clasificatorios llamados WMCQ (World Magic Cup Qualifier), tres por país por año. Los ganadores irían a jugar el MCQ representando al país. A esa altura yo ya estaba establecido como un buen juez nivel 2. Había viajado mucho por Magic y seguía en carrera aplicando a más torneos. Mi trabajo me permitía viajar mucho y por eso aplicaba a muchos GPs por año, un lujo que realmente pocos jueces se pueden dar. La comunidad de jugadores de Uruguay ya me había aceptado con los brazos abiertos y siempre me apoyaron para que corriera los torneos locales.

Algunos jugadores me decían el cura después de dar estos anuncios.

GP San Pablo 2012

Brasil tuvo muchos GPs y muy interesantes. Este fue el primero que yo experimenté. Ahora sí Damián ya establecido como juez principal.

El salón del torneo era realmente excelente, un lugar techado pero abierto (las paredes no llegaban exactamente hasta el techo) entonces tenía una ventilación increíble. Además, tenía audio fantástico, todos los anuncios se escuchaban perfecto desde todos lados. Yo no trabajaba el viernes entonces fui al salón del evento a ver en qué estaba todo y me encontré con Damián. No recuerdo si me quedaba con él, me parece que no, en esas épocas los organizadores todavía le pagaban el hotel a los jueces entonces no teníamos mucha decisión de quién dormía en el cuarto de quién.

Dami y yo jugando commander el día antes del torneo. Dami dice que sólo juega Magic conmigo.

El torneo estuvo bueno, no recuerdo muchos detalles. Yo no tuve el rol de XO el sábado, fui simplemente un soldado raso en el piso del torneo pero eso es lo más divertido. En mi equipo estaba Daniel “Pulse” Ojcius (fue mi líder de equipo en mi primer torneo en Argentina), es muy gracioso porque siempre en Brasil dice que va a hablar portuñol y después habla en español con acento. Me parece que los Brasileros entienden menos que si hablara directamente en español.

Ordenando tierras básicas antes de empezar el torneo.

Los domingos en los torneos de este tamaño, el coordinador regional se encargaba de juntarse con los jueces de la región, charlar, tomar exámanes, etc. Dami era el coordinador regional y también el juez principal entonces le cedió la tarea de comunidad a Adrián Estoup, nivel 3 de Buenos Aires. Yo nunca había estado en un equipo de comunidad entonces apliqué para darle una mano y trabajamos juntos el domingo. Fue un poco aburrido pero interesante ver el torneo desde ese otro lado. Tomamos algunos exámenes, conversamos con jueces, fue algo distinto.

A ese gorneo fue un juez Canadiense, Jason Ness con quién coincidí muy poco en mi carrera como juez pero que fue siempre un tipo realmente increíble. Hay muchas historias de él dando vueltas y del gran impacto que tuvo en muchísimos otros jueces. Recuerdo vagamente una conversación que tuvimos en este torneo pero no del todo. Es el rubio que está justo al medio atrás del todo en la foto del staff.

Staff del torneo. Yo estoy en la segunda fila a la izquierda.

Para ser un nivel 2 de latinoamérica estaba yendo a muchísimos torneos. Apliqué para ir al World Magic Cup y ya estaba haciendo los planes del viaje cuando me llegó el mail diciendo que me habían rechazado. Yo era bueno, no me malinterpreten pero venía en una racha de muchos torneos aceptados y eso no es lo normal. Que no me aceptaran al MCQ me dolió un poco pero también me ayudó a ubicar mis expectativas para los siguientes torneos. Muchos jueces quieren viajar a arbitrar y no pueden aceptar a todos. Pasando raya yo fui uno de los más beneficiados siempre.

GP Costa Rica, SC Invitational Atlanta

Nunca hubiera dicho que iba a terminar en Costa Rica por Magic. Realmente, ese país no es un destino que yo prefiera para ir pero bueno, dónde hay cartas yo aplicaba. Quiero aclarar rápido qué es SC. Unos párrafos más arriba les comenté que había un organizador para el que me gustaba mucho trabajar, StarCity Games. Los GPs son torneos de Wizards y ellos los asignan a distintos organizadores. Cada uno hace el torneo como le parezca mejor, dentro de los parámetros establecidos por Wizards. Yo trabajé para unos cuantos organizadores: StarCity Games, Channel Fireball, Professional Event Services, Cascade Games, Necrotower, Bazar of Bagdad, Nerds, MTG Mulligan, La Forja de Stone, Legacy, Tournamentcenter y seguro alguno más que no recuerdo. StarCity Games tienen la particularidad de que ellos tienen su propio circuito de torneos que realmente tuvo desde siempre mucha relevancia y acercaba a muchos jugadores. La compensación no era ni cerca como la de los GPs pero igual valía la pena trabajar para ellos y redondear un viaje con pocos torneos. El Invitational es el torneo más importante del año de ellos y pagaban más.

Antes de escribir sobre este viaje, me había tomado en serio la conversación que tuve con Damián en México y estaba en mi camino a nivel 3. Hay una lista de pre-requisitos antes de tomar el examen y yo la había cumplido sin siquiera intentarlo. Era un juez tan activo en esa época que cuando miré la lista de requerimientos ya los cumplía todos. Los últimos dos pasos son: ser líder de equipo en un GP el día domingo y recibir dos recomendaciones de dos jueces diciendo que el candidato puede hacer un buen trabajo como nivel 3. Obviamente esos pasos me faltaban y había coordinado para hacer el primero en Costa Rica. La estructura de los GPs es tal que muchos jugadores quedan afuera del sábado al domingo, o sea que el torneo se reduce mucho. Normalmente se usaba el domingo para probar a candidatos a nivel 3 y dejarlos liderar un equipo en un torneo más chico y más fácil. No así el sábado que hay cientos de jugadores y los tiempos apremian mucho más.

El torneo en Costa Rica. El juez principal era Carlos Ho, de Panamá. El que está a su derecha es Alejandro Raggio, un juez Argentino que va a aparecer devuelta en esta historia.

Llegué a Costa Rica sin muchos días de sobra y además tenía trabajo pendiente, entonces me quedé en el hotel trabajando en mi computadora. Algunos jueces se fueron de aventura a la selva y yo estuve a punto de ir porque el auto que tenían era manual y ninguno se tenía mucha confianza manejando. Al final uno se animó y me quedé. Uno podría decir que era un desperdicio viajar tanto y no conocer nada del país al que viaja. Uno tendría razón. Pero yo iba por el torneo y no mucho más. No trabajé el viernes entonces me jugué unos torneos ahí mismo, estaba todo muy quieto entonces no esperábamos muchos jugadores. El hotel tenía una mesa de ping pong y jugamos muchos partidos entre los jueces. Yo terminé invicto, nadie me pudo ganar. No soy particularmente bueno pero sin duda soy mucho mejor que cualquier juez en el torneo.

El rey de la mesa. No sé por qué estoy en medias.

En ese torneo había unos cuantos jueces y jugadores Puertoriqueños y no sé por qué me sumé a ese grupo. Me quedé en el hotel en una habitación de 4 con personas con otros 3 Puertorriqueños. Eso se iba a repetir en un par de torneos más adelante. No recuerdo mucho del sábado, era un torneo chico con pocos jugadores así que fue fácil. Al final del día verifiqué con el juez principal qué necesitaba tener claro para el domingo y salí a la cena de jueces. Habían organizado un amigo invisible que fue conducido por Daniel Ojcius que no tiene un pelo de vergüenza en el cuerpo. Yo intercambié regalos con Jorge Avendaño que estaría en mi equipo al día siguiente. Ese tipo de iniciativas se hacían mucho en los torneos en latinoamérica. Somos una comunidad muy cercana pero que no nos vemos muy seguido, entonces esas instancias de festejo son siempre bienvenidas.

Daniel Ojcius disfrazado de Papá Noel (quién sabe por qué, era setiembre) organizando el amigo invisible. Ami izquierda Jorge recibiendo el frasco de dulce de leche que llevé. Él me regaló una pequeña arpa típica de Venezuela que todavía tengo.

El domingo empezó bien, mi equipo eran sólo dos jueces más: Jorge, nivel 1 de Venezuela y Alejandro Raggio, nivel 3 de Argentina que me iba a estar evaluando. En la mitad del día Jorge se fue a tomar su examen de nivel 2 así que mi equipo era sólo un juez, y aparte nivel 3. Alejandro es un tipo muy bueno con cero maldad pero intimida un poco. Es muy buen juez y tiene muy claros todos los detalles de cómo correr un torneo entonces tenerlo de evaluador es un poco duro, y mucho más si es él es la totalidad del equipo. Desde el punto de vista de la logística y de las operaciones de torneo hice todo perfecto. Las cosas sucedieron cuando tenían que suceder, las tareas se hicieron, todo salió bien. Llegué al final del día a la reunión con Carlos muy optimista. En resumen, no me dio el ok. Me dijo muchas cosas que en su momento me parecieron injustas pero que un tiempo después pude procesar y estar de acuerdo. Básicamente me dijo que no había tratado a mi equipo como un equipo, yo había hecho la gran mayoría de las tareas directamente y había interactuado realmente poco con mi equipo, y nunca en pos de generar camaradería o espíritu de colaboración. Sin duda era un nivel 2 a cargo de tareas y no un líder de equipo. Me costó meses (y tal vez años) darme cuenta de esa diferencia y aplicarla. Carlos escribió esto en una review:

The main issue I saw at this event is that you don’t seem to be very keen on teamwork and leading people. It seems to me that you do it because you know it’s needed to get the tournament going, but it’s difficult for you to grasp the other aspects of leadership, the ones that turn you from a manager into a leader.

Este fue el punto que más me trabó mi certificación como nivel 3. Entender qué es el liderazgo y cómo aprovecharlo. Aparte, en la comunidad de Uruguay ya estaba teniendo un rol de líder, había certificado a mi primer candidato que a su vez estaba preparando a otro juez, la comunidad estaba creciendo y yo era el líder pero sin entender qué es ni cómo se hace. Carlos ahí y Damián más adelante me iban a ayudar mucho en eso.

Javier Castellán es el que está arriba del todo, no es particularmente alto, por eso el chiste de que estuviera por encima. El primero de la fila de abajo es Alexander “Conan” Rodriguez y el último es Francisco Iramain, ambos Puertorriqueños y con los que me quedé durante el torneo.

El GP tuvo también una conferencia. Yo tenía armada la presentación que di en Atlanta entonces aproveché y la presenté. Ser juez le saca a uno el miedo de hablar el público, aunque sea a la fuerza.

De ahí nuevamente a Atlanta y al Starcity Games Invitational. Honestamente no recuerdo mucho de ese torneo pero sí pasó algo muy divertido. StarCity tiene la costumbre de transmitir los torneos por internet, seleccionando un partido en cada ronda y mostrándolo detalladamente. Para que esos partidos fluyan tienen a un juez dedicado en la mesa de manera de que cualquier llamado que tengan los jugadores no demore mucho. Yo estaba en el equipo que hace eso y algunos partidos estuve junto a la mesa, por lo tanto aparecí en cámara. Me parece que ahí fue cuando muchos jugadores de Uruguay entendieron lo que estaba haciendo en los torneos y me respetaron un poquito más. Todo este mundo de los torneos importantes de Magic estuvo siempre muy alejado de la pequeña comunidad de Uruguay y yo sin quererlo me estaba infiltrando, ahora por fin evidenciado en cámara.

Image may contain: 4 people, people sitting and text
Captura de pantalla de la transmisión que hizo un jugador de Uruguay y publicó en Facebook. Ese partido era la final del torneo.

En ese viaje los Puertorriqueños me llevaron a In n’ Out Burguers porque nunca había ido. No podían creer que no lo conociera. No es nada muy fantástico.

Gangnam Style era muy popular en esa época… StarCity Games tenían su propio uniforme para sus torneos. Yo estoy en el medio levemente a la derecha atrás del brazo de John Carter.

Ese viaje fue muy parecido a los otros en cuanto a los torneos y las actividades pero distinto en que oficialmente había intentado dar un paso hacia nivel 3 y había fallado. Me parece que esto era la motivación que necesitaba para poner más pilas. Sentía que Carlos se había equivocado y que estaba siendo injusto así que tenía que demostrarle que yo podía llegar, a pesar de lo que él pensara. También puede ser que esto sea una interpretación que estoy haciendo ahora y en el momento no pensaba nada de eso.

PTQ Buenos Aires

A esta altura había ido a muchos PTQs en Buenos Aires pero este es importante porque yo fui el juez principal. Teníamos una planilla compartida en la que se ingresaban todos los torneos importantes y entre los jueces nivel 3 decidían quién iba a ser el juez principal de cada uno. Como en Uruguay no había torneos grandes me sumaron al grupo y me tocó liderar este torneo. Fue una experiencia muy interesante, pude ver un poco cómo se suelen organizar los equipos, qué tareas hay para repartir y pude practicar un poco el tema de ser la autoridad final del torneo frente a los jugadores. Yo ya había sido juez principal en torneos importantes en Uruguay pero nunca uno tan grande, tuvimos más de 150 jugadores.

Julio Sosa estaba recién certificado y le di una tarea de responsabilidad porque ya había estado hablando con él y nos entendíamos. Ya estaba demostrando que iba a ser un buen juez y aunque era recién nivel 1 ya era muy conocido en la comunidad.

GP Rio de Janeiro

Llegó 2013 y como todos los años un cronograma nuevo de torneos para planificar. Todos los de la región eran obligatorios, así que Rio no iba a ser una excepción. Muchos jugadores de Uruguay se animaron a ir al torneo entonces el viaje ya no era tan solitario. Aparte habían aceptado a Diego Kiedanski como juez, era divertido ir con alguien a trabajar juntos.

Al igual que Costa Rica, Rio de Janeiro no es de mis destinos predilectos, nunca hubiera ido por mi cuenta, así que no hice nada de turismo. Es más, fuimos y volvimos con el tiempo justo para el torneo. Nos quedamos cerca del salón del evento que no era una zona particularmente pintoresca. Aparte estábamos lo suficientemente cerca como para que conviniera ir caminando de ida y vuelta, así que pasamos por algunas cuadras un poco extrañas cada vez.

El torneo en plena ejecución. Yo estoy a la izquierda haciendo algo.

El salón del torneo era un hangar viejo que no tenía ventilación. El torneo fue en marzo y hacía mucho calor. De verdad, demasiado calor. Había jueces encargados en constantemente llevarle botellas de agua al resto del staff para que nos mantuviéramos hidratados. Era insoportable el calor que hacía. Nos exigían que tomáramos medio litro de agua por hora y realmente era necesario. Digamos que la infraestructura del torneo no era la mejor. Fue muy divertido estar en un torneo de estos pero con unos cuantos jugadores Uruguayos en la vuelta, era como mezclar dos mundos que por ahora nunca se habían encontrado.

El sábado mi líder de equipo fue Aaron Hammer, un juez nivel 3 americano a quién le importamos muy poco sus jueces y lo único que quería era ir a hablar con alguno de los otros jueces americanos que vinieron. Algo que me dijo de una era que yo parecía que fuera nivel 3 por cómo me manejé en el torneo y más o menos me dejó a cargo. Eso me hizo sentir muy bien pero por otro lado fue un poco frustrante tener a un líder de equipo ausente. Le escribí esto en su review:

The main thing I can say for you to improve a bit is the social interaction with other judges. I am not a particularly outgoing and social judge but talking to you I found it a bit hard to joke around and talk about things not directly related to the tournament. (…) it really surprised me to see you on your computer with your headphones on when I got to the judge room to eat lunch. I don’t think it was that much the actual social interaction you had but the unapproachable image you showed.

No sé por qué me detuve tanto en Aaron pero bueno, ahí está.

Aaron Hammer es el que está en el centro abajo. El primero de la izquierda en la fila de abajo es Diego Kiedanski. Yo estoy a la izquierda en tercera fila como a 3/4. Justo adelante mío está Julio Sosa.

Al día siguiente iba a tener otra oportunidad de liderar un equipo y demostrarle al programa que estaba un poquito más cerca de nivel 3. Esta vez me iba a evaluar Damián. En la mañana uno de mis jueces llegó tarde al torneo. Yo no le dije nada, honestamente me daba mucha vergüenza. Lo racionalicé con argumentos como que no es un trabajo real, que somos todos voluntarios pero Damián tenía razón cuando me lo hizo notar. Nuevamente, las tareas del torneo salieron perfectas pero no hubo nada de interacción con el equipo. Eramos un conjunto de jueces haciendo cosas, no un equipo. No había liderazgo, no había motivación. Creo que no es necesario decir que Damián no me dio el ok.

Coming into the event and based not only on your past experience in GP Costa Rica but also with the chats we had, I assumed (assuming is always a mistake right?) that with the tournament operations being properly done a mostly granted thing, you would fous more on the community and team bonding aspect of team leading. Sadly that wasn’t how things turned up.
(…)
Fede, I understand that the things we’re requiring in order for you to get this item passed may not be the things you love the most. But I truly believe that first, you should understand that these are things that just because you personally don’t like them does not make them less useful or interesting for others. I also believe that if you put your efforts here for a few events, you will learn enough tools that, even if you will not be passionate about, you’ll incorporate to your leading arsenal and be able to use without much more thought in the future.

Mirando ahora mi historia es realmente admirable cuanta energía puso Damián en que me convirtiera en un mejor juez. Realmente me insistió y me empujó en todo el camino.

Terminé el torneo un poco pinchado. Estaba seguro de que iba a obtener el ok e iba a avanzar mucho en mi proceso hacia nivel 3 pero en lugar de eso terminé en el mismo lugar y sin saber cómo mejorar. Necesitaba entender muchas cosas de qué pretende el programa de un nivel 3 y cómo llegar a ellas.

Luego de este torneo ocurrió una de las historias más memorables de mi historia como juez. Éramos muchos los que volábamos desde el aeropuerto pero los horarios de vuelo no coincidían, salíamos en un plazo de unas 15 horas en total. Decidimos irnos todos juntos al aeropuerto y pasar la noche ahí jugando Magic. Tomamos un grupo de mesas de la plaza de comidas e hicimos el campamento ahí. Jugamos sin parar, horas y horas. Cada tanto algunos saludaban y desaparecían en busca de sus gates. Los demás, seguíamos jugando. Algunos se tiraron a dormir entre las sillas, otros proponían draftear. Fueron unas horas increíbles de disfrute puro del juego y de la compañía.

WMCQs Uruguay 2013

Ya estoy mencionando a los torneos por nombre directamente, si no están siguiendo tienen que leer con más atención. Igual que el año pasado tuvimos 3 WMCQs, de los cuales yo fui el juez principal en 2 y para el tercero vino Adrián Estoup desde Buenos Aires. Siempre que algún juez quiso venir a Uruguay a trabajar en un torneo yo hice lo posible por recibirlo, me parece que le suma mucho a la comunidad tener contacto con jueces de otros lados, especialmente en zonas aisladas como la nuestra.

En uno de los WMCQs hice un experimento muy interesante. Carlos y Damián me dieron realimentación diciendo que no soy muy bueno generando espíritu de equipo y motivando a mis jueces a trabajar juntos. Claramente es algo que no me surge naturalmente entonces busqué la manera de tenerlo preparado para no tener que improvisar. Armé un juego para jugar durante el torneo, el juego consistía en una especie de Bingo que en cada casillero tenía una situación a la que se podía enfrentar el juez durante el torneo. De esta manera los jueces estarían compitiendo entre ellos pero al mismo tiempo intentando buscar situaciones de interacción con los jugadores y tareas en el evento. El primero que lograra una línea iba a tener un premio.

Pueden hacer click en la imagen para verla más grande

El experimento funcionó muy bien. Los jueces se divirtieron muchísimo y hubo un clima de integración y espíritu de equipo. Había encontrado algo interesante, si intentaba motivar a mis jueces de manera improvisada claramente no lo iba a lograr, no es algo en lo que sea bueno. Ahora, si llevaba actividades en las cuales respaldarme podía lograrlo y con creces. Sin duda era algo a explorar.

En estos torneos certifiqué a un juez más. La comunidad de jueces de Magic en Uruguay seguía creciendo. Diego ya había certificado a su primer juez: Emilio Francescini y seguía trabajando con jugadores a los que les interesaba el programa. Yo también tenía mis candidatos y trabajaba con ellos. El que certifiqué en un WMCQ fue Sebastián Baldriz.

Emilio Francescini (nivel 1), yo, Zeta (organizador del torneo), Diego Kiedanski (nivel 2) y Sebastián Baldriz (candidato)

Baldriz ya era un miembro de la comunidad de jugadores (obviamente) y tenía una actitud un tanto conflictiva. Yo no lo conocía bien entonces no conocía los rumores. Lo cierto es que en el torneo trabajó muy bien y salvó su examen de reglas entonces se merecía la certificación. Él tenía una visión de los jueces un tanto autoritaria (se ve claramente en la foto) que no está para nada alineada con la visión del programa del rol de los jueces. Probablemente sea algo que yo tendría que haber detectado hablando con él antes de certificarlo pero yo insisto en que cambió mucho su forma de ser trabajando en ese torneo. Baldriz nunca fue del todo bienvenido en la comunidad de jueces de Uruguay y de hecho tuvo algunos problemas serios con jugadores hasta que finalmente durante un torneo se peleó a los golpes con un jugador y fue suspendido. Originalmente la suspensión fue de por vida y unos años después lo volvieron a activar. La verdad es que no es alguien bienvenido en la comunidad y creo que le hace muy mal que las tiendas lo dejen entrar, yo siempre digo que me engañó antes de la certificación, mostró una actitud que no tenía nada que ver a la que tuvo después.

GP Houston, GP Las Vegas, GP Miami

Muy buena seguidilla y de las más interesantes de mi carrera. Las Vegas prometía ser un torneo muy interesante, era el primer GP de la historia en esa ciudad y la edición del torneo era Modern Masters que fue la primera de una era. Todo el viaje se centraba alrededor de Las Vegas, Houston y Miami eran relleno para justificar el viaje. Voy a contar la previa a Las Vegas, no recuerdo exactamente cuánto antes del torneo ocurrió cada cosa pero voy a armar el relato lo mejor posible.

Originalmente esperaban unos 1.500 jugadores para el torneo, lo que lo hacía un torneo gigante pero no el más grande de la historia, ni cerca. Si no recuerdo mal el más grande hasta el momento fue GP Charlotte unos meses antes con 2.800 jugadores y el récord de cualquier juego de cartas individual lo tenía Yu-Gi-Oh con unos 3.600. Muchos jueces empezamos a aplicar y las aceptaciones salieron. Algunas semanas antes del torneo ya se habían completado el cupo de jugadores y lo ampliaron, al mismo tiempo salieron a buscar más jueces. Sean Catanese, nivel 4 de USA era el encargado de manejar el staff del torneo y ya se las vio negras desde mucho antes. El cupo de jugadores volvió a llenarse y lo ampliaron más y buscaron más jueces. Este ida y vuelta siguió hasta que tenían un cupo de 4.500 jugadores y unos 180 jueces. Se rumorea que no ampliaron más el cupo de jugadores porque no conseguían más jueces. O sea, ya todo pintaba que iba a ser un torneo increíblemente caótico.

Pero primero, Houston. El calor y la humedad de Houston eran insoportables. Caminando desde el hotel hasta el evento (unas 3 cuadras) significaba llegar completamente empapado en sudor. En este torneo tuve mi tercera oportunidad de liderar un equipo el domingo. La jueza principal era Cristiana Dionisio, nivel 4 de Italia. Yo creo que trabajé bien, preparé una actividad para los jueces de mi equipo parecida al bingo del WMCQ y finalmente Cristiana me dio el ok. Honestamente, quedé con gusto a poco, después de las devoluciones increíbles que me dieron Carlos y Damián, se sentía como que Cristiana me daba el ok para terminar con el proceso y dejarme contento y no tanto porque creía que yo realmente estaba listo. De cualquier manera no me iba a quejar, estaba hace tiempo en este proceso y se sintió bien poder dar un paso así de importante.

Staff de Houston. En el centro, Cristiana Dionisio. Dan Stephens (el primero de la fila de atrás a la izquierda) me aconsejó mucho en mi rol de líder de domingo. En mi opinión es uno de los mejores jueces que tuvo el programa.

Durante el GP se me hizo un tajo grande en el pantalón negro que usaba, justo abajo del bolsillo. Reemplazarlo iba a ser fácil tenía una semana entera antes de Vegas.

Obviamente me olvidé y en la primera mañana de Vegas cuando me estaba vistiendo me encontré con el pantalón roto, pero me estoy adelantando.

Nos invitaron a ir a trabajar el jueves para aprontar todo el material. Llegamos en la tarde, me encontré con los Puertorriqueños en el aeropuerto y fuimos juntos hasta el salón del torneo. Ahí nos topamos con una situación muy particular, no habían llegado las cartas. El courier “se confundió” y todo el producto estaban en ese momento en la costa este de Estados Unidos. Al día siguiente, literalmente miles de jugadores iban a llegar temprano a querer jugar Magic y teníamos cero material.

Una de mis tareas era ir a buscar a jugadores conocidos y moverlos a unas mesas especiales en la que los espectadores pudieran verlos jugar. Para que no quede una mesa vacía en el torneo sin explicación le poníamos ese cartel.

Nos fuimos a la habitación del hotel sabiendo que la mañana siguiente iba a ser una locura porque teníamos que hacer todo el trabajo que no pudimos hacer por el problema logístico. Descansamos lo que pudimos y por suerte yo tenía ansiedad por ir al torneo y me levanté temprano porque me dio el tiempo de ir en taxi hasta Walmart, comprarme un pantalón negro y llegar en hora a mi turno de trabajo. A los jugadores que se pre-inscribieran (todos, no había lugar para inscripciones en sitio) el organizador les regalaba un torneo gratis el viernes. Muchos jugadores decidieron no jugarlo o viajarían para llegar el sábado al evento principal pero tuvo unos 3.800 jugadores. O sea que batimos el récord del torneo de Magic más grande de la historia… un día antes del torneo de Magic más grande de la historia.

Los jueces principales (el torneo se dividió en 4 para poder correrlo de manera más controlada) inventaron una logística de equipos flexibles que funcionó muy bien. Básicamente, cada nivel 3 tenía su equipo de jueces que mantenía por todo el fin de semana. A cada equipo le iban asignando tareas dependiendo de las necesidades puntuales del evento. Pero saber exactamente con quién trabajaba cada uno todo el fin de semana ahorró algunos problemas de organización. La proeza de Sean Catanese no se puede exagerar, fue el torneo de cartas más grande de la historia, el staff de jueces más grande de la historia, todo el mundo trabajó increíblemente bien y la pasamos genial. Terminamos realmente muertos.

Cinco jueces principales, uno para cada cuarto y uno general. Desde la izquierda: Christopher Richter, Jeff Morrow, Toby Elliott, Jason Lemahieu y Damián Hiller. Sean Catanese es el de azul de la derecha. Yo no sé dónde estoy.

Después del torneo el domingo el organizador Tim Shields nos invitó a una celebración a todo el staff en la que había mucho acohol y muchísimo producto para que jugáramos Magic hasta hartarnos. Yo había conseguido el ok como líder de equipo la semana anterior, así que sólo me faltaban dos recomendaciones de jueces nivel 3 para terminar los requerimientos y poder dar el examen. Aaron Hammer, muy borracho me dijo que él me iba a escribir una recomendación porque no podía ser que yo no fuera nivel 3 todavía. nunca lo hizo.

Yo sé que parece que tengo pocas anécdotas de este torneo, realmente recuerdo poco. Estábamos tan concentrados en atender a los jugadores y correr de un lado al otro que no había mucho tiempo de parar y oler las rosas. No puedo explicar en palabras lo que son 4.500 personas jugando al mismo tiempo.

Obviamente que pasamos mucho tiempo entrando y saliendo de casinos (es inevitable) y muchos jueces jugaron algunos dólares. Yo pasé una buena parte del fin de semana con dos jueces americanos Ryan Hoffman y Blaine Campbell. A Ryan ya lo conocía, a Blayne lo conocí ese fin de semana. Los dos tienen un sentido del humor muy particular y me reí muchísimo con ellos. Uno de los mejores chistes del fin de semana, estábamos buscando una sala de conferencias en un hotel para una actividad y deambulábamos perdidos en un casino. Queríamos preguntarle a alguien cómo llegar y Ryan dijo que nos iban a decir “crucen el casino y cuando hayan perdido 80 dólares doblen a la derecha”. Es impactante cómo hay que pasar por casinos para llegar a cualquier parte en Las Vegas.

Después del torneo nos quedamos unos días más con Damián en Las Vegas y recorrimos un poco y fuimos a algunos espectáculos. No suelo hacer turismo en viajes de Magic pero Las Vegas es un destino bastante particular. Fuimos a ver a Penn & Teller y a Blue Man Group. Increíbles ambos.

Finalmente el viaje terminaba con GP Miami, organizado por StarCity Games. el viernes del torneo hicieron una conferencia de jueces, con la particularidad de que la iban a transmitir en vivo por internet. Yo tenía mi presentación que venía utilizando en conferencias previas entonces me ofrecí a hacerla. En una de las diapositivas dice “Los jugadores latinoamericanos son tramposos” que obviamente es una exageración para ilustrar un punto pero a StarCity Games con su corrección política no les gustó nada (tienen razón) y me rezongaron un poco. Desde ahí decidí retirar mi presentación y empezar a hablar de otros temas en las conferencias. Jason Flattford quiso preparar un Familiy Feud (formato de programa de concurso muy popular en USA) para los jueces y yo lo ayudé con la programación. Tengo algo de experiencia en Flash y no me resultó muy difícil. Fue muy divertido y me gustó poder aportar al programa desde otro ángulo.

El torneo no fue para nada destacable, todos teníamos síndrome post-vegas y no había manera de superar lo que habíamos vivido el fin de semana anterior. Yo tuve algunas interacciones interesantes con David de la Iglesia y fue la primera vez que trabajé con Scott Marshall, uno de los pocos niveles 5 del programa.

Los jueces principales Scott Marshall y Dami. Yo estoy adelante un poco a la derecha.

Ese viaje fue completamente increíble. Logré el ok como líder de equipo y participé en GP Las Vegas que fue absolutamente fantástico. Hasta hoy mantiene el récord de ser el torneo más grande de la historia. Para ese entonces la página web de jueces latinoamericanos ya estaba andando y nucleaba artículos y algunas actividades. Me costó un poco encontrar colaboradores confiables (probablemente por mi mala gestión como líder del proyecto) pero de a poco iba funcionando.

GP Santiago 2013

Antes de este torneo había conseguido mis dos recomendaciones y había completado los requerimientos para tomar el examen de nivel 3. Era realmente todo un acontecimiento, el último nivel 3 certificado de la región fue Adrián casi 4 años antes. No es exagerado decir que llegar a nivel 3 es realmente difícil.

La evaluación puntual de nivel 3 consta de básicamente tres etapas: una entrevista previa por mail, un examen escrito de reglas y un panel presencial. Se espera que los jueces nivel 3 sean muy buenos en un listado de unas 10 cualidades, algunas se evalúan de una manera y otras de otra. Empecé la entrevista pre-evento con Gavin Duggan, nivel 3 de Canadá. La idea de ese proceso es tener varias idas y vueltas con el evaluador para llegar al panel con una buena imagen de cómo está parado respecto a las 10 cualidades. 6 días antes de salir para Chile me llegó este correo de Jeff Morrow, el encargado de las certificaciones de nivel 3:

Hi there, Federico. We plan to test you for L3 at Santiago. Please be ready. Your written test will likely be on Friday (if you are available) and your panel will be on Monday during the conference. This is potentially flexible based on your schedule and the needs of the event.
Please let me know if you have any questions or concerns.

Por alguna razón de organización me avisaron la semana anterior al torneo que iba a tener mi panel en Chile entonces no pudimos completar el proceso como correspondía. Igual yo me sentía muy listo y honestamente me gustó que me adelantaran la evaluación, me pareció que era una señal de que confiaban en mí como candidato fuerte. Viéndolo ahora con unos años dentro del programa me parece que fue implemente un tema logístico.

Llegué al torneo sabiendo que ese fin de semana iba a tener mi evaluación, así que todo el enfoque estaba centrado en eso. En esos años los organizadores todavía le daban hotel a los jueces entonces para simplificar alquilaron un hostel completo para nosotros. La llegada de jueces el día antes del torneo es siempre hermosa llena de abrazos, reencuentros y anécdotas. Recuerdo a Carlos Ho contando una historia en el patio del hostel, yo no conocía muy bien a Carlos y honestamente no me caía muy bien. No me había dado el ok de líder de equipo unos meses antes y es muy extrovertido y me apabullaba un poco. Unos años después limaríamos nuestras asperezas y seríamos muy compinches pero no en ese comienzo.

Staff del torneo. Yo estoy en el centro atrás de Diego Kiedanski.

No recuerdo mucho del torneo, en parte la concentración de la evaluación y en parte que a lo largo de los años fueron muchos torneos en el mismo salón entonces se me mezclan en la memoria. El salón es en un hotel entonces usamos otro de los cuartos comunes para el examen escrito. Los documentos nunca fueron mi punto débil y salvé el examen bien. No con mucho puntaje de sobra, pero bien. Ahí recién estaba empezando la política de torneo con los disparos beneficiosos y no lo había entendido, respondí mal todas las preguntas de esos temas. Al mismo tiempo que yo dio el examen también un nivel 2 Brasilero, Carlos Rangón. Creo que no aprobó el examen pero no lo recuerdo bien.

En el torneo Julio Sosa participó como XO de Damián, lo menciono porque Julio fue desde siempre una fuerza muy importante en la comunidad y ya se estaba empezando a notar. Tengo un vago recuerdo de que el sábado trabajé en el equipo de Adrián y me dejó un poco a cargo, como para que viera más o menos lo que me esperaba como nivel 3. También puede ser que lo esté inventando. En el equipo estaba un juez brasilero Leonardo Martins que estaba más o menos en la misma situación que yo, era un nivel 2 prometedor en camino avanzado a nivel 3. Terminó descarrilando y nunca llegó a subir de nivel.

El lunes después del torneo teníamos una conferencia como ya era costumbre y durante esa íbamos a tener el panel. El líder era Carlos Ho, Tasha Jamison (nivel 3 de USA) estaba como participante y Damián como observador. Nos fuimos desde la conferencia a un parque que quedaba cerca y tuvimos el panel sentados en el pasto. Yo disfruté del proceso aunque hubo algunos momentos de discusión un poco tensos. Saliendo no me sentí que estuviera a la altura y efectivamente me dijeron que no me iban a aprobar, que tenía una debilidad grande en una de las cualidades. Carlos escribió:

We found several deficiencies in program construction and philosophy that added up to create a major deficiency, in our opinion.
First, it seemed to be difficult for you to understand the broad spectrum that is expected in each judge level. You’re quite a perfectionist, so it’s natural that you expect other judges to be the best they can be. Most of your ideas about what you want to see in a judge were actually things that the program’s stance on them is that they are desirable but not requirements.
(…)
Second, it was hard for you to pinpoint differences in leadership styles, even in senior judges that you’ve known for years. It’s therefore also difficult for you to appreciate what judges with different styles do. In a similar note to the previous point, we think this might make it hard for you to give the proper recognition to people who are focused in areas that don’t fit your own areas of expertise, or to use others judges in what they’re best.
(…)
Third, we had quite a discussion about the current philosophy of reducing shifts so judges can rest more. You seemed to take this as a “work less hard” philosophy instead of a “work less time” philosophy, which is what it is. We want judges to work a decent amount of hours so their health doesn’t deteriorate and they feel happier about what they’re doing. It’s all about their welfare.

No recuerdo haberme enojado en su momento, estaba de acuerdo con todos los comentarios y me daba una muy buena base para trabajar y mejorar. Igual fue feo volver a la conferencia, intentar sentarme en el fondo sin que nadie me viera y tener que decirle a todo el mundo que no había aprobado.

Poro alguna razón no estoy en ninguna foto del torneo. Les dejo esta de un grupito de jueces escuchando a la pelada de Carlos.

El GP en Santiago de un par de años antes fue organizado por otra tienda y la cena del domingo fue particularmente mala, entonces este año el organizador, Jorge Peñailillo, quiso enmendar la mala imagen que teníamos todos y nos llevó a un restaurante increíble todo pago por él. También mandó a hacer unas pequeñas estatuitas en imagen y semejanza de los jueces del torneo y las repartieron como souvenir. Por alguna razón Daniel “Pulse” Ojcius terminó arriba de un escenario bailando. Fue una linda manera de cerrar el fin de semana después del gusto amargo de no aprobar el panel.

Mi estatuita del GP. Desgraciadamente se cayó un par de veces de una estantería y se terminó rompiendo.

El erudito

Damián detectó que el conocimiento de reglas de los jueces de la región no era el mejor, nosotros nos solemos caracterizar por la parte más social y comunitaria del programa y no tango los conocimientos duros. Para eso junto con Adrián inventaron un concurso de preguntas y respuestas de reglas que se hacía a través de la lista de correos de la región. El grupo encargado del juego publicaba una pregunta y el resto de los jueces la tenían que responder en cierto tiempo. Cada respuesta correcta acumulaba puntos y el juez con más puntos ganaba un premio.

Logo de la edición 2016.

Adrián lideró el proyecto en 2013 y yo estuve a cargo en las siguientes ediciones finalmente pasándoselo a otros jueces para que lo sigan. Ese tipo de iniciativas tuvimos muchas a lo largo de los años y ya que yo estaba a cargo de la página de la región en general me incluían. Además son proyectos en los que yo trabajo con mucho gusto.

Ese aspecto de dedicar horas a generar recursos para mejorar la región es uno muy importante en el programa de jueces y que realmente moldea las personalidades del programa. Hay muchísimo trabajo voluntario e infinidad de recursos para ser un poquito mejores jueces cada día.

GP Sacramento, GP Vancouver

Estos dos torneos no tuvieron nada muy particular, simplemente eran dos torneos en fines de semanas contiguos y cerca de Los Angeles, mis primos viven ahí entonces tenía dónde quedarme. Coordiné todo para quedarme con ellos y compré pasajes de bus hasta Sacramento y después un vuelo a Vancouver.

Sacramento fue el primer GP con Sean Catanese como juez principal (¿se acuerdan del que armó el staff en Las Vegas? ese). Siempre fue un juez muy querido por la comunidad entonces muchos estábamos expectantes de este nuevo liderazgo. Trabajé el viernes y ocurrió algo curioso en la noche. Hubo un problema con el registro de jugadores y Alexei Gusev se tuvo que quedar hasta muy tarde arreglando problemas con los softwares. Él iba a ser mi líder de equipo y nos dijeron el sábado de mañana que no iba a poder llegar porque querían dejarlo dormir un poco. No había niveles 3 de sobra en el torneo así que me propusieron a mi ser líder de equipo. Ese rol está reservado para los niveles 3 el sábado, se sintió bien sentir la confianza del organizador y de los otros jueces en dejarle ese cargo a un nivel 2. No hice un trabajo demasiado bueno pero tampoco se prendió fuego el torneo.

Staff del torneo. Yo estoy en la primera fila tercero de la izquierda. Sean Catanese es el primero de rojo de la izquierda.

Vancouver es una ciudad hermosa y el salón del torneo no se quedaba atrás. El torneo en sí no estuvo muy bueno. Fue la última vez que trabajé para Professional Event Services, en parte porque yo jugé nunca más trabajar con ellos y en parte porque Wizards no les dio más GPs. Me reconforta un poco saber que Wizards vio lo mismo que yo.

En los torneos hay un rol que es completamente indispensable. Piénsenlo así: hay 2.000 jugadores en el torneo, eso significa que en cada ronda hay 1.000 partidos. Es necesario procesar los resultados de esos partidos para poder emparejar la ronda siguiente.Magic es un juego en papel, no es digital, por lo tanto el reporte del resultado lo tienen que dar físicamente. Para eso al comienzo de cada partido repartimos en cada mesa un pedacito de papel con los nombres de los dos jugadores para que anoten el resultado. Ya la logística de repartir esos papelitos rápido es impresionante.

Talón de resultados de un torneo de StarCity Games. Se ven los nombres de los dos jugadores y campos para que completen cómo terminó el partido.

De cualquier manera lo más impresionante es el ingreso de esos resultados. Unos minutos después de que comienza la ronda ya empiezan a llegar los primeros resultados y unos minutos antes de que termine la ronda llega un aluvión mucho más grande. Hay una persona (llamado scorekeeper) que es el encargado de ingresar y mantener esos resultados. Es un rol completamente crítico en el torneo y realmente agotador. Los jueces trabajamos siempre muy junto a los scorekeepers y hacemos todo lo posible porque tengan un día un poco mejor.

Menciono todo esto porque en Vancouver yo estaba liderando una serie de torneos y tuve un problema con una scorekeeper. No nos entendíamos y yo tuve que comprometer mis planes de logística de los torneos para acomodar lo que (yo pensaba) eran caprichos de ella. Fue bastante frustrante y terminé hablando de eso con el organizador del torneo Michael Guptil. De cualquier manera prometí no volver a trabajar con ellos nunca más.

Staff de Vancouver, yo estoy adelante al centro.

El sábado del torneo fuimos a un bar geek a tomar algo con un grupo de jueces. Yo no tomo alcohol entonces me pedí un té frío y como en tenían refills gratis terminé tomando toda la noche por 2,5 dólares. Pagué con 5 y dejé el cambio de propina, nunca me sentí tan magnate como dejando 100% de propina. Tenian un menú de shots en el que cada uno tenía un número del 1 al 20 y la moza traía un dado grande de 20 caras para tirar y elegir el shot. A Gavin Duggan se le ocurrió usar un vaso de vidrio para agitar el dado antes de tirarlo y al primer movimiento rompió el vaso con el dado. Estuvimos ahí unas cuantas horas y nos terminaron regalando a todos unas jarras de cerveza con el logo del lugar. Todavía la tengo en casa aunque nunca la usé.

No sé quiénes son todos los jueces de la foto. En frente mío están Gavin Duggan y Sarah Hayashi, ambos de Canadá y al lado mío Leonardo Martins de Brasil. Claramente yo estaba jugando un partido contra Gavin pero no lo recuerdo.

Al final del domingo, después del torneo estábamos charlando en el lobby del hotel y Gavin y Aaron Hammer me recomendaron el libro Anathem de Neal Stephenson. Unos años después lo encontré en un aeropuerto y lo compré, todavía no lo leí.

Yendo al aeropuerto para volver compartí un tren con Chris Lansdell (nivel 2 en ese momento, llegaría a nivel 3 unos años después) y me dio muy para adelante con mi proceso de subida de nivel. No trabajamos mucho juntos pero por alguna razón confiaba en que lo iba a lograr.

Actividades suplementarias

El proceso cuando un candidato falla el panel de subida a nivel 3 cambió mucho a lo largo de los años. En el tiempo en el que yo hice mi proceso había una etapa posterior llamada actividades suplementarias. Básicamente si el candidato falló en una cualidad, se le planteaban actividades relacionadas con esa cualidad que debía presentar y se le asignaban otros niveles 3 para que las evalúen. Honestamente, fueron bastante sencillas, me llevó algunas semanas completarlo porque lo quería hacer realmente bien y no seguir en la vuelta pero alrededor de Marzo de 2014 ya había terminado y presentado todo. Ahora quedaba esperar a que me lo aprobaran o rechazaran.

GP Buenos Aires 2014

Con el incremento de los GPs en Latinoamérica era sólo cuestión de tiempo de que llegaran a Buenos Aires. Obviamente que fueron muchísimos jugadores de Uruguay a jugar (no lo recuerdo pero creo que como unos 40 o 50) así que todo el tema fue increíble.

El torneo estuvo muy bueno, yo estaba ya pensando en mis actividades suplementarias y en lo que me quedaría para subir de nivel entonces el torneo se pasó volando. El domingo estaba realmente muy cansado y estaba a cargo de un torneo bastante grande entonces se lo dejé en manos de Tomas Paim, un nivel 2 de Brasil y le pedí que me avise si necesitaba algo. Todavía no era nivel 3 y ya estaba empezando a delegar.

Hubo una anécdota bastante triste durante el torneo que derivó en un chiste muy fuera de lugar de mi parte. Durante el sábado un jugador tuvo un ataque de epilepsia y llegó una ambulancia a llevárselo y parece que no sobrevivió. Muy triste. El domingo salvó su examen de nivel 1 Janit Mindis y la asignaron a mi torneo. Algún juez le prestó una camisa que le quedaba súper grande y estaba con un poco de miedo por entrar a trabajar así tan rápido. El torneo era fácil y estaba muy controlada pero igual estaba nerviosa. Yo le dije que no se preocupara que nadie se había muerto en un torneo de Magic… bueno, excepto el jugador de ayer. No estuve bien, lo admito.

Staff del GP Buenos Aires, yo esto adelante del todo al medio. Tomas Paim es el segundo de la izquierda en la segunda fila. Justo arriba mío está Mateo Callegari, nivel 3 de Italia, tremendo juez.

Al final del domingo fuimos todos a comer a un restaurante muy conocido llamado Siga la Vaca, teníamos una zona reservada alejada del resto de los pobres comensales. Somos un grupo bastante ruidoso. Los torneos del domingo terminan en distintos horarios entonces iban cayendo pequeños comités de jueces a lo largo de la noche, obviamente todos recibidos con hurras y aplausos.

En un momento de la noche Damián pidió silencio e hizo dos anuncios. El primero era que iba a colgar los botines de Coordinador Regional de Latinoamérica y sería sucedido por Adrián. Al subir a nivel 4 asumió más responsabilidades en la región y con los torneos internacionales entonces ya no podía dedicarle la energía necesaria a la región. Adrián ya había estado trabajando mucho en la comunidad y la transición fue muy natural.

¡¡¡El segundo anuncio fue que me estaban promoviendo a nivel 3!!!

Fue algo que estaba esperando, ya había tenido el ok de todas las actividades suplementarias y no me habían pedido nada más, asumí que estaban buscando un buen momento para anunciarlo. Fue un momento muy emocionante y la conclusión de 2 años de trabajo. Tal vez no esté transmitiendo lo importante que es subir a nivel 3 en el programa. En Latinoamérica cuando me certifiqué había sólo otros 6 (4 niveles 3 y 2 niveles 4) y el último había subido 4 años antes. Llegar a nivel 3 era la culminación de la carrera de un juez, había otros niveles después pero no era realista pretender llegar a esos, sólo un puñado muy muy selecto lo logró.

Me pidieron que diga unas palabras y hablé en inglés porque había jueces de otros lados y me parece que dije cualquier cosa. Es un momento que atesoro muchísimo.

Volví al hotel y no me podía dormir. En seguida me empezaron a llegar mails de listas de correo de niveles 3 bienvenidas a foros y grupos nuevos. Se estaba abriendo un mundo increíble en frente a mí.

Hay una tradición no escrita en el programa, cuando alguien llega a nivel 3 tiene que publicar un “Ding!” en Facebook, haciendo alusión al efecto de sonido de subida de nivel de los RPGs.

Sigue la historia en el capítulo 4: juez nivel 3 parte 1.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.