Documentary

Mi historia con Magic: el encuentro – cap. 4: juez nivel 3 parte 1

Esta historia viene del capítulo 3: juez nivel 2.

Nivel 3. Nivel. Tres. Lo había logrado, después de unos cuantos meses de idas y vueltas, después de enojarme con Carlos Ho, después de decenas de torneos en Montevideo y el mundo, había llegado. Era nivel 3. En Uruguay yo era el segundo de la historia, Peter había sido nivel 3 muchos años antes. En todo latinoamérica había sólo seis más. En el mundo unos cien. Era realmente un logro y me ponía en una posición de liderazgo dentro del programa muy interesante. Ahora los jueces, aunque no me conocieran sabrían que yo era nivel 3 y todo lo que eso significara. Me sentía realmente orgulloso de mí mismo y hasta hoy es uno de mis mayores logros, honestamente.

Lo primero que me impactó fue la cantidad de información a la que tuve acceso. En esa época ya teníamos foros para los jueces y me aparecieron un par exclusivos para niveles 3. Además me agregaron a un grupo de Facebook en el que se discutían temas más de comunidad. Localmente, me compartieron a un archivo de drive en el que los niveles 3 de Argentina votaban por qué jueces iban a trabajar en cada torneo grande además de hacer la rotación de jueces principales para esos torneos.

Chris Richter era el coordinador de nuevos niveles 3 y me incitó a que escribiera en uno de los foros de presentación. Escribí esto:

Hi everyone
I’m Federico Donner and I showed the flag in my tag to a Judge in a GP and I got “Mayan Empire”. So I guess I’m Mayan from now on.
I’ve been working in improving the community in latin america these last years and struggled a bit with understanding that judges are people and not just policy discussing robots. I love talking policy and rules and I’ve set a bit of a goal in trying to improve the documents knowledge in the LatAm community. If you saw me in a GP recently it’s because I compulsively apply to events without really knowing how I’m going to get there. Actually, right now I’m sitting at the airport waiting to board a plane to GP Philly. 
During the day I work as an engineer in product certification for imports to Uruguay -boring. I’m an amateur programmer (is there a judge who isn’t?) and I’m trying to learn to juggle. 
I play commander quite a bit and I’m trying to branch out to other board games. I’ve been trying “The Resistance” and I really liked it. If you have any good board game suggestions (apart from the obvious) I’d love to hear it.
Cheers!

Como bien dice ahí, estaba en el aeropuerto esperando a que saliera el vuelo para viajar a GP Philadelphia. Mi primer GP como nivel 3.

GP Philadelphia

Pensándolo retroactivamente, me da un poco de pena haber inaugurado mi nivel tan lejos de los jueces de mi comunidad. Me hubiera encantado poder tener discusiones con los niveles 3 de Argentina acerca de las mejores prácticas para correr un torneo. En lugar de eso me encontraba muy muy lejos de casa trabajando con jueces que respetaba y quería mucho pero no eran de mi comunidad.

Jueces que respeto y quiero mucho pero no son de mi comunidad. Yo estoy en el medio abajo, como siempre. El de rojo de la derecha es Chris Richter.

Durante este torneo, uno de los jueces de mi equipo tuvo un problema con un jugador que escaló un poco más de lo que nos gusta a los jueces. Finalmente no pasó nada y el jugador aceptó su penalización sin problemas pero yo estuve involucrado y me sentí en control de la situación y apoyando a mi juez. Esto de ser team leader me estaba resultando bastante natural ya desde el principio. Me faltaba mucho para sentirme realmente cómodo pero por ahora venía bien.

GP San Pablo 2014

Mi primer GP como nivel 3 en Latinoamérica. Ahora sí estos jueces eran de mi comunidad y ahora sí podía ver realmente si estaba preparado para este nuevo rol rodeado de mi gente.

El torneo fue un poco extraño porque era por equipos, entonces las cosas suelen irse de lo convencional. El juez principal fue Carlos Ho y Damián como secundario. Yo era un nivel 3 más entonces obviamente estuve incluido en las reuniones de líderes de equipos y de planificación desde el principio del fin de semana. Es muy fácil acostumbrarse a este tipo de cosas e internalizarlas rápido pero en esta época todavía estaba sorprendiéndome de ser incluido y de poder dar mi opinión y que sea tomada en cuenta. Uno de los otros líderes de equipo era David de la Iglesia (estuvo también en México en 2012 y en Houston en 2013), que es un juez a quién yo respeto mucho y con quién disfruté trabajar codo a codo. En un momento tuvimos un malentendido logístico respecto a qué equipo cubría qué area del piso pero lo resolvimos bastante rápido.

Staff de GP San Pablo. Carlos Ho con la camiseta de la selección brasileña. David de la iglesia es el segundo pelado de abajo a la izquierda. Cuarto desde la izquierda arriba del todo está Diego Kiedanski. Yo estoy abajo al medio, ya deberían saberlo.

En este torneo los jugadores reciben las cartas del organizador para armar sus mazos. Hay una logística para reducir la potencial trampa que es que un equipo verifica las cartas del que tiene en frente antes de que las reciban. Una vez terminada la verificación se intercambian y cada equipo arma los mazos para jugar con las cartas que reciben. Uno de los equipos escribió “You Lose” en la caja de las cartas antes de dárselas al equipo de en frente para que armen sus mazos. Yo lo vi y no supe qué hacer, todavía estaba un poco nuevo en esto de tener algo de autoridad en los torneos y me costaba ejecutarla. Lo consulté con David de la Iglesia y no dudó en ir a hablar con los jugadores y penalizarlos por conducta antideportiva. Aprendí mucho de ver esa interacción.

La frase de la penalización.

Los brasileños tienen una característica muy interesante: ni ellos saben cómo se llaman. Tienen varios nombres y varios apellidos y dependiendo de la situación utilizan algunos, otros o todos. En algunos torneos de Magic los jugadores arman sus mazos en el momento, anotan la lista de las cartas que quieren usar y la entregan. Los jueces durante el día verificamos que el mazo que están utilizando coincide con la lista que entregaron. El problema en Brasil es que muchos de los jugadores escriben una combinación distinta de nombres en la lista de su mazo que los que usaron para anotarse al torneo. Eso complica un poco saber si tenemos todas las listas y qué jugadores nos faltan. Además, como este torneo era por equipos, el equipo se identificaba con el nombre del jugador “A”, pero algunos equipos no tenían claro quién era qué letra, entonces se identificaban a sí mismos con el nombre de otro jugador.

El rol de mi equipo en el torneo era verificar los mazos de los jugadores. Lo primero que se hace es corroborar tener todas las listas de mazos y luego durante el torneo se toman algunos mazos al azar para corroborar. En general las listas se verifican en la primera hora del torneo. Con mi equipo estuvimos 6 horas en esa tarea y la abandonamos sin saber ni siquiera si teníamos todas las listas. Parece que estoy exagerando pero el tema de los nombres es real, cuesta muchísimo entender quién es quién. Interrumpimos la tarea de verificar las listas porque teníamos que corroborar al menos algún mazo durante el torneo, si no toda la labor del equipo fue en vano.

Digamos que no fue el mejor debut para un líder de equipo. Igual el torneo no fue muy afectado, entonces Carlos no se enojó mucho.

Foto del torneo. El juez adelante del todo es Philippe Monlevade de Brasil. Los jueces al fondo arriba del escenario probablemente sean los de mi equipo peleándose con las listas de mazo.

Los torneos terminan, obviamente, con semifinales y finales. Como son tan poquitos jugadores en esa etapa del torneo no tiene sentido mantener a todos los jueces en el salón entonces se los libera y queda sólo un pequeño equipo. Yo estaba a cargo de ese equipo entonces nos tocó trabajar hasta tarde el domingo.

Los otros jueces estaban en la cena invitados por el organizador, para que no nos sintamos mal nos compraron unas pizzas a los jueces que estábamos todavía trabajando. Obviamente no hay infraestructura de cocina en un salón de torneo entonces terminamos cortando la pizza con lo que teníamos a mano.

¿Quién no cortó alguna vez una pizza con tijeras?

Después del torneo recibí una review de Gregory Ee Bonis, uno de los jueces de mi equipo de la noche, que terminaba así:

It was so amazing working with you! I never thought I would leave a tournament at midnight, even missing the judge dinner, and still feel such a great sense of accomplishment. Let’s work together again soon!

Esas palabras significan mucho. La cena del final del torneo es un momento muy anticipado por todos los jueces y es una instancia de camaradería e intercambio muy linda. Se festejan los logros del torneo, tal vez nuevas certificaciones, tal vez situaciones bien resueltas; el organizador dice algunas palabras, se brinda y hay muchas risas y anécdotas circulando. Yo pude hacer que mi equipo estuviera suficientemente motivado como para trabajar mientras eso estaba ocurriendo a algunas cuadras e igual pasarla bien y sentir pertenencia y propósito. Si eso no es ser un líder, no sé qué es.

Al día siguiente del torneo había una conferencia y con Diego Kiedanski decidimos hacer una presentación. Preparamos un tema bastante interesante y se nos ocurrió presentarlo de una manera -digamos- poco convencional. Las oportunidades que me fue dando el programa de jueces a los largo de estos años me permitió ir cambiando mi personalidad y mejorando en algunos aspectos. Uno de ellos fue la vergüenza. Yo siempre fui alguien muy reservado e introvertido pero tantas veces tuve que hablar frente a jugadores, hacerme cargo de situaciones incómodas y aplicar penalizaciones que de a poco fui perdiendo ese miedo. Les dejo el video de la presentación de la conferencia para que lo juzguen por ustedes mismos. No es necesario que lo vean.

El audio no es muy bueno pero se deja ver. Igual no espero que lo vean todo.

GP Moscú

Sí, Moscú. En mi trabajo cada tanto teníamos que mandar auditores a verificar plantas de producción en el exterior. Yo coordinaba esas visitas pero además estaba capacitado como auditor entonces me podía enviar a mí mismo. Digamos que cuando había que verificar alguna fábrica cerca de algún torneo interesante, ya sabíamos quién iba a terminar yendo… En mis viajes visité mucho Turquía y justo coincidió que había un torneo en fechas cercanas en Moscú. Compré mi pasaje ida y vuelta Istambul-Moscú y llegué a codearme con mis colegas del este.

La primera anécdota interesante ocurrió antes de salir de viaje y llegando a Rusia. No es fácil entrar y salir de Rusia y normalmente piden mucha documentación de antemano para conseguir la visa. Busqué los requerimientos en internet, junté la información de pasajes y hospedaje, incluso el organizador del torneo escribió una carta explicando para qué me necesitaban. Llevé toda la información al consulado de Rusia en Uruguay y la señora me miró con un gesto de incertidumbre y dijo que Rusia no le pide visa a los Uruguayos que quieran ingresar. Resulta que sólo unos pocos países no necesitan visa, Uruguay es uno de ellos. Cuando llegué a la frontera la señora de la cabina nunca había visto un pasaporte Uruguayo en su vida. Me llevaron a un cuartito y les expliqué todo el tema. Obviamente todavía tenía toda la documentación que había preparado para la supuesta visa, por lo que estaba todo en regla. Al final me preguntaron directamente si tenía drogas. Fue un momento gracioso para todos.

Pasado ese incidente, pude llegar al lugar del torneo.

A veces algunos jueces están trabajando y no llegan a la foto. Me pasó justamente eso en mi torneo más lejos de casa. No sé dónde estaba pero claramente no frente a la cámara.

Fue bastante surrealista ir hasta Moscú por un torneo de Magic. No pude quedarme mucho tiempo adicional haciendo turismo pero un poco recorrí y saqué algunas fotos. Me pasaron un par de cosas interesantes en el torneo. Yo tengo una costumbre de, cuando un jugador me pregunta cómo funciona alguna interacción del juego, por más que esté seguro, leer la carta antes de responder por si me doy cuenta de algo que no recuerdo. La primera vez que me pasó eso en el torneo me encontré con una carta en ruso en la mano. Útil.

No hice mucho durante ese torneo. Una de las razones es que los niveles 3 en general no trabajamos demasiado (delegamos), pero la razón principal es que fueron menos jugadores de lo que esperaban entonces habíamos demasiados jueces para el tamaño del torneo. Eso significa mucho menos trabajo y más aburrimiento. El domingo ya estaba casi insoportable entonces recordé que tenía en el mail ese Bingo que había preparado para el nacional en Uruguay. Lo descargué, le modifiqué un par de cosas y a los pocos minutos teníamos a los jueces por lo menos haciendo *algo*.

Ahí conocí a un juez Ruso, Arseniy Egorov. Por alguna razón nos íbamos a cruzar en varios torneos en los meses siguientes y nos hicimos un poco compinches. Es gracioso decir que tenía un amigo Ruso pero fue el caso por un par de años. No lo veo hace bastante.

Un par de años antes imprimieron una carta llamada Judge Familiar. Obviamente muy popular entre los jueces. Había un juego en el torneo en que cada juez le daba un Familiar a otro con un consejo para los siguientes torneos. Ese fue el mío, dice que siempre use pantalón negro. Yo no entendí el juego y le di un Familiar comunista a otro juez, con hoz, martillo y todo.

Nacionales en Uruguay

Volví a Uruguay y un par de meses después fueron los nacionales. Esta vez era nivel 3, esta vez podía ser juez principal con todas las letras y no un nivel 2 intentando aparentar. Gabriel “Zeta” Aziz, el organizador alquiló un salón en un hotel entonces los torneos salieron muy bien. Eran tres en total, los primeros dos los corrí yo solo pero el tercero no pude estar porque tenía planes interesantes.

Nacionales en Perú

No es común que un juez viaje a nacionales de otro país, mucho menos viajar tan lejos. En los países en los que no hay jueces nivel 3 cercanos, es común que Wizards permita que los niveles 2 sean jueces principales de los nacionales, como había hecho yo en los años anteriores en Uruguay. Perú sí tiene niveles 2. El tema es que hubo un problema entre los pocos jueces nivel 2 del país y el organizador de los torneos, entonces ninguno quería trabajar con él. Tan grave fue el asunto que dejaron pasar la fecha del segundo nacional sin hacer el torneo. Adrián Estoup se contactó conmigo y me preguntó si quería ir a correr los dos nacionales en un fin de semana en Perú. Obviamente con todo pago. Obviamente le dije que sí.

Apenas llegué me junté con los jueces de Perú. A uno ya lo conocía del GP en Santiago de Chile unos años antes. A los otros los conocí ahí y tuvimos muy buena onda. A ninguno le molestó que fuera correr sus torneos, e incluso les gustó trabajar conmigo. La comunidad de jugadores me dio una bienvenida muy cálida también y los torneos fueron un éxito. Uno de los jugadores armó un video entrevistándome, demuestra la buena onda que vivimos en el torneo.

Por mucho tiempo al googlear mi nombre aparecía primero este video. Algunas personas que no tienen nada que ver con Magic me han dicho que lo vieron.

No recuerdo si lo escribí antes pero una de las maneras que Wizards tuvo siempre de “agradecerle” a los jueces por hacer trabajo voluntario es imprimir ediciones de cartas especiales para los jueces y entregarlas en los torneos. Son cartas que ya existen pero las imprimen con un nuevo arte, algún tratamiento especial y brillantes. No son cartas baratas y una parte del pago de los torneos venía a través de esos regalos. Más o menos en esa época decidieron que querían discontinuarlo y cambiaron la distribución de esas cartas a través de un sistema de reconocimiento entre jueces llamado Exemplar Program. La idea era que los jueces niveles 2+ podían reconocer a sus pares que estaban haciendo un buen trabajo y después en función de la cantidad de esos reconocimientos, Wizards mandaría esas cartas promocionales alrededor del mundo. Yo fui uno de los jueces más reconocidos de la región pero mi primer reconocimiento vino de Victor Padilla, nivel 2 de Lima, después de este torneo:


Fefi, Durante el año que acaba de terminar tuviste el enorme gesto de venir a juecear a Perú para que no perdamos un WMCQ. No solo eso, sino que estuviste desde el día antes del evento juntandote con los jueces y conversando bastante tanto individualmente como en grupo, permitiendo que se genere un ambiente de comunidad que aca se habia perdido. En lo personal tu presencia me permitio aprender mucho en muy poco tiempo y me enrumbaste de nuevo en mi crecimiento como L2. Mil gracias.

Es por este tipo de cosas que hacemos lo que hacemos.

Sólo con unos meses como nivel 3 ya había llegado a destinos que nunca pensé que iba a llegar. Pero esto estaba recién empezando.

Pro Tour Hawaii

En sólo tres palabras ese título dice muchísimas cosas. Primero, es un Pro Tour. ¿Se acuerdan en la primer parte cuando expliqué la estructura del juego organizado de Wizards? Los torneos más importantes, a los que apuntan los jugadores, los que dan más premios y prestigio son los Pro Tours. Resulta que para los jueces también son los más importantes porque sólo aceptan a unos pocos jueces, todos nivel 3 y pagan muy muy bien.

Cuando llegué a nivel 3 apliqué al primer Pro Tour que pude y me aceptaron. ¿Dónde era? Nada menos que Hawaii. A mí no me gusta la playa, así que es un poco cínico que haga un esfuerzo por viajar tan tan lejos a una de las playas más hermosas del mundo. Lo que yo quería era meterme en un cuarto con aire acondicionado y rodearme de nerds.

Llegué al torneo con muchísima expectativa. En seguida vi todo el despliegue técnico, todo el torneo se transmite en vivo por internet entonces hay muchas cosas ocurriendo. Hay un gran despliegue de luces, escenografía, personal técnico. Cosas que en un torneo convencional, por más grande que sea, no se ven. Me dieron una camisa nueva y uno de los botones se estaba por salir. Yo no tengo pereza de agarrar un hilo y coser un botón, así que le pregunté a uno de los organizadores si tenía un kit de costura. Me dijo que mejor me podía llevar con la gente de vestuario. Claro, era una producción completa, tenían que tener gente de vestuario. Unos minutos después tenía mi botón asegurado y una linda anécdota.

¿Pueden creer que me perdí esta foto también? Mis dos torneos más lejos y no estoy en las fotos.

Algo que me sorprendió muchísimo y no esperaba fue lo aburrido que me resultó el torneo. Es un torneo chico (unos 400 jugadores, es sólo por clasificación), los jugadores saben bastante qué están haciendo, entonces no llaman tanto a los jueces y los jueces son todos muy buenos entonces no hay muchas oportunidades para mentoreo. Pasé los dos días sin hacer mucho y el tercero fui al salón del torneo a jugar un poco de Magic. Fue un poco un anticlimax, estaba tan emocionado de ir tan lejos a un Pro Tour que aburrirme tanto fue un poco inesperado.

Algo que descubrí de los Pro Tours es que los jueces juegan muchísimos drafts invitados por la organización. Estos torneos son los únicos organizados directamente por Wizards. O sea que no tienen que comprar producto, ya tienen infinito producto. El que está en el medio de la foto de rojo es Toby Elliott, ex-nivel 5 y uno de los jueces más respetados del programa. Además, es de los pocos jueces que genuinamente disfruta de jugar Magic entonces las tres noches del torneo, en el lobby de su hotel había drafts. Ilimitados. Invitados por Wizards.

Esta foto es de otro Pro Tour unos años después pero ilustra muy bien lo que estoy diciendo. Eso dejábamos después de jugar cada día. Para alguien que está empezando en el Magic esto puede ser una injuria. Dejábamos cientos de cartas literalmente tiradas en el hotel. La cantidad de producto que nos regalaban no tenía sentido.

En ese viaje me compré mi computadora que todavía tengo hasta hoy. Así que puedo decir que mi computadora es Hawaiana.

GP Los Angeles

No tenía sentido ir hasta Hawaii y hacer un solo torneo, entonces al fin de semana siguiente trabajé en Los Angeles. Se acuerdan que a los Pro Tours aceptan sólo niveles 3. Obviamente que todos aplicaron a Los Angeles, entonces fue un torneo con una densidad de niveles 3 bastante mayor a lo esperado. En esas fechas todavía los niveles 3 trabajaban de líderes de equipo siempre, pero no había tantos equipos para tantos jueces, entonces algunos niveles 3 fueron simples soldados rasos. Fue un torneo bastante tranquilo.

Esta vez no me perdí la foto. Adivinen dónde estoy.

Estaba en un equipo cuya tarea era compartida con otro equipo. El líder de ese otro equipo era James Do Hung Lee, un juez emblemático del programa en USA. Fue judge manager empleado por Wizards durante muchos años y era uno de los niveles 3 más respetados del programa. En las comunicaciones previas al torneo él me dijo que ya que íbamos a hacer las mismas tareas, él me cedía a sus jueces para que yo los coordine como me pareciera mejor. Wow. Normalmente yo hubiera dicho que no y de hecho le hubiera ofrecido mis jueces a él pero estaba intentando hacer valer este nuevo título que tenía, entonces le dije que sí y lo hice. Y fue un éxito.

Cuando me presenté con mi equipo les pedí que me dijeran qué hacían. Uno era mago y malabarista, otro astrofísico y la última master en matemáticas. Wow, este grupo de gente es muy inteligente.

Este torneo marcó mi primera aparición en la cuenta de Twitter oficial de los jueces. No sería la última.

Tuve una interacción muy interesante con un jugador en este torneo. En mi labor de verificar los mazos de los jugadores, en una ronda tocó ponerle una penalización a un juez que había cometido un error. Lo llamamos, le mostramos su error y le dijimos que lo íbamos a penalizar. Inmediatamente empezó a protestar y a acusarnos de estar comprados por los jugadores profesionales y hacerlo a propósito. Algo interesante es que nunca negó haber cometido el error, así que hasta ahora no entiendo de qué nos estaba acusando. Incluso llegó a decir que lo estábamos discriminando. No era de piel negra, tenía un nombre un poco latino pero yo soy de Uruguay, así que no había problema ahí. No sé qué tenía en mente. Bueno, se quejó con el juez principal, lo calmaron y volvió a su partido. Más adelante, tuvimos que verificar un mazo de un jugador por una sospecha puntual y como es costumbre nos llevamos el mazo de su oponente también, sin intención de mirarlo pero para que no quede sospechoso que nos llevábamos el mazo de un solo jugador. Adivinen quién era el oponente. Exacto. Cuando me di cuenta ya estaba dando vueltas al salón quejándose con quién quisiera escucharlo y prometiendo en hacernos una demanda. Por suerte alguien lo calmó.

GP Santiago 2014

Ya empezábamos con las costumbre de ir todos los años a Santiago de Chile a un torneo.

Los torneos en latinoamérica siempre son muy disfrutables porque la comunidad es fantástica. Son muchos los abrazos que se reparten el viernes cuando llegamos todos y aún más las historias y anécdotas que se generan. Honestamente, no recuerdo este torneo puntual. Todos los torneos en Chile de 2013 a 2018 fueron en el mismo lugar y más o menos con la misma gente, así que se me mezclan mucho.

Sí estoy seguro de que esta es la foto de ese torneo. Una de las pocas veces en las que no estoy abajo al centro, estoy atrás de la C de “Welcome” hablando con Joaquín Ossandon.

La foto de este torneo es muy distinta a las otras. Le estamos dando la bienvenida a Carlos Rada a nivel 3. Ahí me empecé a dar cuenta de otra de las particularidades que tuvo mi proceso a nivel 3. Cuando subí fue sin mucho alarde. Simplemente fue una subida de nivel. Cuando empecé a notar otra subidas de nivel me di cuenta de que el programa le da mucha importancia a ese paso. Nunca pude decidir si fue bueno o malo que la mía pasara sin pena ni gloria. Aún no lo sé.

Tenía una cuenta pendiente con Chile porque había sido un año antes que no aprobé el panel a nivel 3. No sé qué significaba eso pero estaba volviendo como nivel 3, como líder de equipo, a aportar en un torneo grande. Se ve que me fue bien bien porque no me acuerdo de nada más.

El programa de jueces busca que todos cada tanto escribamos una self-review, o sea, una reseña para nosotros mismos de cómo trabajamos en un torneo. Después de Chile escribí esto:

I am often surprised by how my leadership skills are improving and how I am a leader although I may not always see myself as such.

En los siguientes años realmente me solidifiqué como líder de la región, estos eran mis primeros pasos.

Lo más rescatable del programa de jueces es sin duda la camaradería y la amistad. En este foto hay jueces de Costa Rica, México, Uruguay, Colombia y Argentina. Todos amigos y pasándola bien juntos.

Al día siguiente del GP en Chile, Adrián organizó una conferencia de líderes a la que podía asistir sólo por invitación. Obviamente que yo estaba invitado, al igual que todos los niveles 3 de la región que estaban en el torneo. Fue interesante, aunque no hablamos de temas muy jugosos, fue más bien una puesta a punto de la situación de la región. Nemesio Bolaños era un juez nivel 2 en ese momento y muy activo en el norte de Chile y Bolivia. Varias veces durante la conferencia hablamos de temas que estaban en manos de Neme, pero siendo nivel 2, y bastante poco activo fuera de su zona de influencia, no estaba invitado. Neme sería el siguiente juez en llegar a nivel 3, así que claramente nuestro diagnóstico de que tedría que haber estado invitado no fue del todo errado.

GP México 2015

GP México en 2012 fue súper importante para mí, entonces México siempre tuvo un lugar en mi corazón. Cuando los GPs volvieron a ese país busqué la vuelta para poder ir pero los pasajes eran muy caros y la compensación del torneo realmente mala. Estábamos en la época en la que Wizards ya no nos daba cartas promocionales por trabajar en torneos por lo que estaba en manos de los organizadores pagarle el total a los jueces y todavía no estaba el tema muy maduro. Algunos pagaban mucho, otros poco, no quedaba claro cuánto era la paga adecuada para que apliquen los jueces suficientes.

Recuerdo que cuando cerraron las aplicaciones para ese torneo había sólo dos niveles 3 entre las aplicaciones. Es imposible correr un torneo con tan pocos jueces. Volvieron a abrir el período de aplicación, mejoraron la paga y finalmente aplicaron algunos jueces más. Unos días antes del torneo, entré por curiosidad a ver los precios de los pasajes a México y encontré unos que no estaban tan caros. Decidí ir, por más que no ganara mucho dinero, iba a ser un torneo interesante con pocos jueces.

El juez principal fue Daniel Kitachewsky, lo conozco desde mis primeros torneos. Yo estoy abajo a la derecha.

Los niveles 3 son líderes de equipo y en este torneo yo estaba a cargo de un un equipo llamado “emparejamientos”. El rol del equipo es publicar todos los papeles necesarios para que durante el día los jugadores sepan contra quién tienen que jugar y en qué mesa. Es un rol bastante acotado en eso: publicar papeles una vez por hora. Al inicio del día estábamos conversando con el equipo sobre nuestras tareas esperando a que abrieran la puerta a los jugadores y Daniel (el juez principal) me preguntó por qué no estaban los números de mesa puestos. En estos torneos juegan alrededor de 1.000 jugadores, para hacer la logística más sencilla, cada mesa tiene un número. Se numeran de más en general, o sea que tendríamos que numerar unas 600 mesas. Eso no es sencillo, el orden de la numeración importa mucho para que los jugadores puedan encontrar su mesa rápidamente. Aparte la tarea física de armar y ubicar todos esos números no es sencilla.

El hecho es que el equipo de emparejamientos en general no se encarga de numerar mesas. Yo no sé si Daniel me lo había dicho en algún mail anterior al torneo y yo lo ignoré o fue omisión de él pero teníamos a 500 jugadores esperando para entrar y nadie se había encargado de los números de mesa. Me puse manos a la obra, recluté a jueces de otros equipos y abrimos las puertas unos 25 minutos tarde. No está mal pero Daniel me lo reclamó durante todo el fin de semana. Yo sigo sosteniendo que no fue culpa mía.

Para ganar un poco de tiempo al principio del día decidí imprimir las mesas iniciales de todos los jugadores. No sé cuántas hojas eran pero un manojo. Lo que no sabía es que todavía estaba pendiente procesar algunos jugadores entonces esas hojas no servían. Me pasó devuelta unas rondas más adelante entonces me declararon el enemigo de los árboles por mandar a imprimir un montón de hojas innecesarias

Federico “No Arboles” Donner. Tuve esa carta pegada en mi camisa durante todo el torneo. La letra es mía, así que no recuerdo la situación exacta en la que la obtuve pero fue después de desperdiciar decenas de hojas.

Pro Tour Bruselas

¡Otro Pro Tour! Esto de ser nivel 3 y aplicar a torneos importantes me está gustando. La paga a niveles 3 en torneos es sensiblemente mejor que a niveles 2, mucho más en Pro Tours. Tanto es el caso que pude darme el lujo de ir hasta Bruselas especialmente para este torneo. Fui, me quedé un par de días adicionales al torneo y volví. Esto es algo que no hice muchas veces y que honestamente me gusta mucho. En general en los viajes largos siempre sumé varios torneos o algunos días de vacaciones. Eso siempre hace que los viajes sena más largos y cansadores. Viajar especialmente a un torneo -y cuando es tan lejos mucho más- se siente mucho mejor.

Al igual que en Hawaii, el torneo fue un poco aburrido. En este caso ya sabía con qué me iba a encontrar entonces no fue una sorpresa. El salón del torneo fue hermoso y pasear por Bruselas también así que fue un lindo viaje turístico, aunque haya sido muy corto.

Me quedé en un hotel con Riki Hayashi. Riki es un juez norteamericano de ascendencia japonesa y realmente pocas habilidades sociales. Coincidimos en muchísimos torneos y siempre tuvimos un trato muy cordial entonces nos contactamos para quedarnos juntos para este torneo. No recuerdo ninguna conversación que hayamos tenido en las tres noches que nos quedamos juntos. Ninguno de los dos es muy dado socialmente.

Riki es el primero de la izquierda. Yo estoy al lado de Riccardo, el juez principal. Como en todos los Pro Tours, este staff está lleno de jueces increíbles.

El torneo en sí fue bastante normal, pasó lo esperable. Yo tuve roles bastante poco relevantes y no participé en nada extraordinario. ¿Se acuerdan de esos infinitos drafts que les conté de Hawaii? Bueno, no había muchos jueces en el staff que realmente quisieran juntarse a jugar entonces me dieron el producto a mí. El primer día el organizador me dio unas cuantas cajas de producto sellado y me dijo que organizara los drafts. Como pocos querían realmente jugar terminamos haciéndolo el sábado a la noche (último día de trabajo para la mayoría de nosotros) en el hotel de unos jueces. No jugaron muchos y terminamos llevándonos bastante producto cerrado que sobró. Parece extraño pero muchos jueces no juegan Magic.

Después de un fin de semana de “arduo” trabajo jugando cartas.

El domingo son las finales del Pro Tour, sólo 8 jugadores juegan y compiten por el primer puesto. Pero hay algunos cientos de jugadores que viajaron especialmente a la ciudad con pasaje pago que siguen en la vuelta, entonces Wizards les regala torneos. Y los jueces que no estamos trabajando el domingo también ligamos y podemos jugar. Fui al salón del torneo y estuve todo el día jugando torneos casuales y charlando con los pocos del staff que todavía quedaban. Wizards hace unas pocas prendas de ropa oficiales con símbolos de Magic y ahí me compré un canguro que había visto antes y me quería comprar. Todavía lo tengo y es de mis prendas de ropa favoritas.

Yo no soy ese, es un modelo. Mi buzo es igual a ese.

Algo curioso que ocurre también en lo Pro Tours es que, como hay mucha cobertura de Wizards para internet, hay un fotógrafo en la vuelta. Uno de los más conocidos por la comunidad se llama Craig y es muy fácil verlo en las transmisiones de los torneos sacándole fotos a los jugadores. El punto es que ya que hay un fotógrafo y lindas luces, los jueces aprovechan a sacarse fotos para redes sociales y para las herramientas digitales que utilizamos. Yo estaba usando alguna foto que me saqué yo y ahí pude actualizarla por una más profesional.

Foto by Craig. Sí, tenía pelo largo.

GP San Pablo 2015

Este torneo lo recuerdo como uno de los mejores torneos en los que he trabajado. Hay un rol que me gusta muchísimo que es el de manager de eventos paralelos. En la estructura de torneos de hoy en día ya se profesionalizó mucho esa labor y se desarrollaron herramientas a medida para hacerla más sencilla pero en esas épocas era un trabajo bastante artesanal y por eso muy divertido. Básicamente, hay un par de docenas de torneos medianos a grandes que ocurren cada día en paralelo al torneo principal. Esos pueden ser de 16 a un par de cientos de jugadores y no se sabe exactamente cuántos van a ser hasta 10 minutos antes de que comiencen. Además, sale uno cada 30 minutos, o incluso más frecuentemente. El reto del rol es comprender qué mesas del salón no están siendo utilizadas, qué jueces están disponibles y qué se viene en el día para armar una danza de jugadores, partidas y resultados que funcione. Queremos ocupar la menor cantidad de mesas posibles ya que las que sobran son utilizadas para otro tipo de eventos, y a su vez comprimir los torneos lo más posible de manera de que un juez que está trabajando en un torneo pueda además atender a los jugadores de otro al lado.

M mesa en un torneo llevando a cabo ese rol. Los post-its son jueces o torneos, las hojas representan el salón. Lo que está impreso son los cronogramas de los torneos del día.

En San Pablo me pusieron en ese rol el viernes, en el turno de la tarde. Eso hace la tarea un poco más sencilla, simplemente consiste en seguir lo que se venía haciendo. Bueno, el tema que tuvimos es que llegaron al salón un número de jugadores muchísimo mayor al que esperábamos. Eso significa que los jueces no eran suficientes, las mesas potencialmente tampoco y la logística alrededor de los torneos sería muy exigida. Además, la mayoría del personal de torneos en Latinoamérica no tiene mucha experiencia en torneos grandes, por lo que los procesos como el registro de jugadores o comenzar los torneos no se hacen de una manera particularmente optimizada.

En otras palabras, cuando llegué al torneo estaba prácticamente prendido fuego. Mi plan de continuar el trabajo del líder de la mañana desapareció en segundos. Conseguí un pizarrón y empecé a planificar. Después de unos largos minutos de dar vueltas al cronograma y exprimir a los jueces disponibles lo más posible teníamos un plan que pudimos ejecutar y todo salió correctamente. De cualquier manera fue un día agotador.

El sábado comenzaba el evento principal y ya sabíamos que tendríamos muchísimos jugadores. Los jueces de la región llamaron y reclutaron a último momento a jueces nivel 1 que no están exactamente entrenados para este tipo de torneos pero siempre pueden ayudar. Yo estaba liderando un equipo y trabajé muy junto a Julio Sosa que recientemente había obtenido su nivel 3 así que estaba estrenándose en eso de ser líder. Nos tiraron un montón de niveles 1 por la cabeza.

Staff del torneo. Si ven con atención hay unos cuantos jueces que no tienen el uniforme del todo correcto. Esos fueron los agregados. Yo estoy abajo al centro, obviamente.

Con Julio nuestra tarea era verificar los mazos de los jugadores. Ya les comenté que en Brasil eso es muy difícil porque la gente tiene muchos nombres y los usan indiferentemente, por lo que pasé todo el sábado metido adentro de las listas de mazo y ni vi qué estaba pasando con el torneo. Igual logramos verificar muchísimos mazos, así que la tareas fueron un éxito.

Este fue uno de los primeros torneos en los que Wizards ya no nos enviaba cartas brillantes como “agradecimiento” por trabajar en torneos. O sea que todo el pago a los jueces tenía que salir del organizador mismo. Los organizadores todavía no tenían muy claro cuánto es el pago adecuado por el rol de un juez entonces estaban probando. Y en este torneo nos pagaron realmente mucho. Llevé una valija bastante más grande de lo necesario para los tres días que estuve porque sabía que iba a volver a Uruguay con muchísimo producto. Pero tenía que llenarla con algo entonces decidí llevar mi almohada. Hasta el día de hoy no sé si fue una movida brillante o completamente idiota pero sé que dormí mucho mejor de lo que esperaba.

SCG Open Worcester

Se pronuncia “Wooster”.

¿Se acuerdan del circuito de torneos de StarCity? Es una empresa privada que tiene su propio circuito de torneos, se parecen mucho a los GPs pero pagan peor entonces tienen menos jueces y más niveles 1. En general hay menos jugadores pero eso no siempre es cierto. En mis viajes a torneos lejos, siempre intentaba hacer la mayor cantidad de torneos posibles para maximizar el dinero del viaje, entonces los fines de semana en los que no había GPs siempre es bueno completarlo con un torneo de StarCity. Además a los niveles 3 nos dan hotel.

Fui a Worcester porque era cerca de Nueva York entonces pude visitar a mi hermana y seguir para ahí. Me tomé un tren a Boston y de ahí un bus a Worcester. Si uno no viaja en avión es muy barato moverse en USA.

El torneo fue interesante. El juez principal era Ben McDole, un nivel 3 bastante reconocido de USA y yo fui su suplente en un momento en el que tuvo que ir a comer o algo así. Tuve una interacción graciosa con un jugador, cuando Ben salió yo agarré un Post-it y escribí “I’m Ben McDole now” y lo pegué arriba de mi tag en mi camisa. Un jugador necesitaba hablar con el juez principal y yo simplemente señalé al cartelito y el jugador lo aceptó sin más.

Podía jurar que tenía una foto del cartelito pero resulta que ni siquiera tengo una foto del staff del torneo. Les dejo una de Ben McDole.

Hubo una situación muy interesante en las finales en las que Ben terminó descalificando a un jugador por hacer algo que yo no considero ni siquiera una infracción. Lo usé como situación para discusiones de políticas de torneos por muchos años después.

GP Las Vegas 2015

La excusa para hacer el viaje y el torneo más hablado por los jueces, probablemente en la historia. En 2013 fue el primer torneo en Las Vegas y superó todas las expectativas de convocatoria. Este torneo prometía ser muchísimo más demente. Tim Shields de Cascade Games estaba preparado: contrató a todos los jueces del universo. El staff era realmente una demencia, éramos muchísimos. Cientos. Además, contrató gente para empezar a trabajar hasta 5 días antes del inicio del torneo cosa de dejar todo absolutamente preparado. Y no pagaba nada mal, esa semana los niveles 3 nos hicimos realmente de mucho dinero.

No recuerdo qué día llegué pero creo que fue el martes. Entramos al salón y era realmente enorme. El centro de convenciones de Las Vegas es monumental. Nuestro trabajo era básicamente preparar producto. Trajeron pallets y pallets y pallets de producto que abrimos y rearmamos en cajas un poco más fáciles de manejar durante el torneo. Fueron días de preparación de material y chistes con jueces de -literalmente- todo el mundo.

Adentro de una limusina con jueces de Venezuela, USA, Argentina y Chile.

Llegó el primer día de torneo y entraron por las puertas casi 10.000 jugadores. Si, diezmil. No fue el récord de torneo más grande porque lo dividieron en dos torneos entonces ambos fueron más chicos que el de 2013 pero sin duda fue la mayor acumulación de jugadores de Magic en el mismo cuarto. Cada torneo a su vez fue partido en cuatro y asignado un juez principal para cada cuarto. O sea que estábamos corriendo ocho torneos de más de mil jugadores cada uno al mismo tiempo. Ridículo. Caminé de una pared a la siguiente del salón a paso normal y me llevó 6 minutos. Las palabras no le hacen justicia a lo enorme que fue este torneo.

El juez principal de mi torneo (y mi team leader el viernes) era Jeff Morrow. Sin duda uno de los mejores jueces que tuvo el programa en la historia. Fueron días de mucho trabajo y en un momento él no dio más y tuvo que alejarse del piso un poco. Unas semanas después me escribió esto:

You were my secret weapon at GP Vegas. Your hard work and ability to adapt under pressure (even when I wasn’t at my best) was greatly appreciated. Thank you. 

Este es de los reconocimientos que recibí que más aprecio. El fin de semana fue realmente de muchísimo trabajo y saber que lo que uno hace tiene impacto es muy lindo siempre.

El domingo después del torneo nos invitaron a los jueces y el staff a comer pizzas y jugar Magic en un salón del centro de convenciones. Esa cena fue más grande que la gran mayoría de los torneos y éramos sólo los empleados. Me gustó mucho poder estar ahí porque fue realmente un torneo histórico. Nunca hubo tantos jugadores juntos en el mismo lugar.

Cientos de jueces. 10 jueces principales. Tendrían que haber enviado a un poeta.
Yo estoy al medio abajo, ya deberían saberlo.
Parte del staff del torneo en alguna actividad de coordinación. Éramos realmente cientos.

No recuerdo mucho más de ese torneo, además se me mezclan en la memoria los dos torneos en Las Vegas. Fueron tantos días de trabajo en la semana que no pudimos tomarnos mucho tiempo para ver espectáculos. Fuimos a ver a Blue Man Group con un juez americano que no sabía nada de lo que hacían. Fue increíble.

Este viaje no terminaría en Las Vegas, todavía quedaba una parada más que sería un torneo, no tan grande como este pero súper importante para mí.

SCG Open Columbus

Nuevamente en un torneo de StarCity Games, a priori no son torneos ni importantes, ni muy grandes. Pero este destaca muchísimo en mi carrera como juez porque me contrataron para ser juez principal. El trabajo empezó en realidad unas semanas antes seleccionando al staff. StarCity corre normalmente tres torneos en el mismo fin de semana y este era especial porque tenía cuatro, entonces todos los jueces principales tienen que coordinar los jueces disponibles y decidir quién va a qué torneo. Eso es algo que normalmente no se publica entonces fue una experiencia completamente nueva.

Llegué al torneo y como siempre StarCity tenían todo perfectamente organizado y previsto. Son realmente de los mejores organizadores de torneos que están trabajando hoy en día. Algo que nunca me imaginé es que este torneo iba a ser uno de los Opens más grandes de la historia de StarCity: 902 jugadores. O sea, yo iba a ser el juez principal de novecientos jugadores. Miedo.

El staff no era particularmente grande ni particularmente destacado. Tenía a un par de niveles 3 en quienes confiaba ciegamente para ayudarme pero creo que estaba preparado para el torneo. El viernes trabajé como juez de piso en otro torneo liderado por Riki Hayashi y recién el sábado empezaba mi rol como juez principal.

Este fue el torneo del sábado. StarCity tiene sus propios uniformes, todavía tengo guardada la remera roja de juez principal que me dieron. Estoy arriba del todo a la derecha, hay que romper un poco la tradición a veces.

Había preparado algunas actividades interesantes para mi staff y les di algunos consejos al principio del día. El torneo ocurrió sin ningún problema. Tuve que descalificar a dos jugadores por hacer algo ilegal que en realidad no afectaba a nadie más (ahora sigue siendo ilegal pero por suerte no se penaliza más con descalificación) pero el resto del torneo fue muy tranquilo. Hubo una situación de juego que realmente me costó mucho solucionar y tuve que recurrir a mis otros niveles 3 en el staff. Todavía sigo pensando en esa situación y si no hay otra solución mejor que la que implementamos pero no encuentro ninguna. Definitivamente no está contemplada en los documentos.

Al comienzo de cada ronda, el juez principal anuncia por los altoparlantes que están publicados los emparejamientos para la ronda, se le da unos minutos a los jugadores para encontrar su mesa y su oponente y se anuncia el inicio formal de la ronda para que comiencen a jugar. En una ronda hice el primer anuncio, los jugadores se sentaron a jugar y yo bajé del escenario a recorrer un poco el piso. Como 15 minutos después me di cuenta de que todavía no estaban jugando: me había olvidado completamente de anunciar el inicio de tiempo de ronda. Fue gracioso, obviamente que a nadie le importó demasiado.

El Open de Columbus pasó sin pena ni gloria porque fue un torneo en lo que todo salió bien. Para mi fue un mojón muy muy importante ya que me puso en un rol de responsabilidad que no había tenido nunca y al que realmente pocos jueces pueden acceder. Me hubiera gustado que pasara algo memorable durante el torneo para recordarlo con la importancia que tuvo en su momento pero realmente fue eso, sólo un torneo más en el que tuve un rol más importante que lo común.

El domingo al terminar fuimos a cenar con unos cuantos jueces del staff (comida Mexicana si no recuerdo mal). Después en una review uno de los jueces escribió:

It is not often any more that head judges join the larger judge dinners. It’s a small thing, but it was a real pleasure having you join us and it really felt like a good wrap up to a good event. It really solidified that you attempted to be part of the team, instead of just leading from above.

Me costó un poco darme cuenta por qué lo resaltaba pero parece ser que en los torneos de StarCity hay una tradición que los jueces principales van a comer por su cuenta separados del resto del staff. Yo no lo sabía en su momento pero creo que tampoco lo hubiera hecho, me parece una tontería.

GP Buenos Aires 2015

Es siempre muy lindo ir a torneos en Buenos Aires por varias razones. Es muy cerca entonces el viaje es mucho menos cansador, está lleno de gente a la que quiero mucho y además, es tan barato llegar y quedarse que es fácil hacer dinero trabajando en el torneo.

El juez principal fue el Francés (bueno, es Ruso pero vivió en Francia muchos años) Daniel Kitachewsky. Fue el juez principal en el último torneo en México en el que la cagué con los números de mesa. Esta vez también tuve esa responsabilidad pero él se aseguró de irme a buscar para verificar que lo hubiera entendido y hacerme un seguimiento de cerca en la tarea. Yo lo tomé un poco como un chiste y estoy seguro de que en parte era pero se sintió bien redimirme un poco haciendo las cosas bien. Sigo sosteniendo que la culpa de lo de México no fue toda mía.

En ese torneo vi por primera vez a Agustín Mopty, uno de mis amigos más cercanos del programa y un juez con el que trabajaría y viajaría muchísimo. Digo que lo vi por primera vez porque ya veníamos hablando hace tiempo, Agustín me estaba dando una mano muy grande con la página web de la región (¿se acuerdan aquel proyecto que empecé como nivel 1?) y yo había decidido cedérselo a él para que lo administre. Yo seguí escribiendo bastante después pero el proyecto ya estaba funcionando bastante bien solo y quería concentrarme en otras cosas. Tuvimos una pequeña reunión y le cedí el proyecto formalmente.

Daniel es el primero de la izquierda. Damián también estaba de rojo. Agustín está un poco a la derecha en la segunda fila. Es el de barbita y lentes con la boca abierta. Yo estoy abajo al centro, me hacen decir cosas obvias.

Fue un torneo muy lindo porque tuvo realmente muchos jugadores y especialmente muchos jugadores de Uruguay. No estaba acostumbrado a cruzarme con caras conocidas en estos torneos tan grandes, fue un cambio muy bienvenido. Además, a los Uruguayos les fue bastante bien, uno incluso terminó décimo. Fue de los torneos más divertidos que recuerdo.

Como siempre ocurre hubo un problema con el producto y nos pagaron a los jueces con una proporción de sets distinta a la que habían prometido. Eso, sumado a que muchos de los jugadores llevaron producto a Uruguay significó que me costó mucho más vender el producto y por lo tanto cobrar por el torneo. De cualquier manera los gastos para llegar al torneo fueron tan pequeños que no me importó.

GP Santiago 2015

Ya es una tradición el torneo anual en Santiago de Chile. Ya lo dije: todos los torneos fueron en el mismo lugar y más o menos con la misma gente, así que no me acuerdo particularmente de nada de ese torneo. Hubo un año (me parece que fue este) en el que el organizador nos pagó habitaciones en el mismo hotel en el que se estaba haciendo el torneo. Eso significa que nos tomábamos un ascensor desde la habitación y salíamos directo al piso del torneo. Hermoso. Algunos jueces incluso fueron a la habitación a dormir una siesta en uno de los breaks. Ya no se acostumbra a que los organizadores paguen la habitación de hotel de los jueces y en general los hoteles con centros de convenciones suficientemente grandes como para alojar a un torneo de Magic no son baratos, entonces nunca más pude tener esa conveniencia.

Otra foto, en la misma escalera, prácticamente con la misma gente. Esta vez estoy a la izquierda. Atrás del todo un poco a la izquierda hay un colado en la foto. Es R. K. Post, un ilustrador de cartas que va a torneos a vender pinturas y firmar cartas.

Este torneo tuvo la particularidad de que certificamos a un nuevo nivel 3 en la región: Nemesio Bolaños. Ocurre tan poco seguido que es realmente un hito. Hubo muchos vitoreos y celebración en la cena del domingo.

El lunes después del torneo hicimos una conferencia de líderes en la que participamos los niveles 3 y algunos niveles 2 invitados. En la mañana yendo al local empecé a sentirme muy mal y me duró toda la mañana. Estaba al fondo del salón intentando prestar atención y no vomitar. Cada tanto salía a tomar un poco de aire. No sé qué me pasó pero me dejó knockeado. Por suerte se me fue pasando a lo largo del día.

GP Madrid

Una de las ventajas de ser nivel 3 es que se paga mejor el trabajo en torneos. Eso significa, para mercenarios de los eventos como yo, poder llegar a torneos más lejanos. Ya había estado en Europa para un torneo pero fue trampa porque era un Pro Tour, esos se pagan muy bien y es más fácil coordinarlo. Esta vez llegaba como cualquier otro juez a un torneo realmente lejos de casa.

Por más que la comunidad de jueces tiene mucha participación en los foros online, nada sustituye a los encuentros cara a cara con otros colegas. Como no trabajé en otros torneos Europeos, este fue mi primer encuentro con la comunidad de ahí.

Fue una experiencia excelente. En Europa se hacen las cosas levemente distintas a cómo estoy acostumbrado pero tienen tantos torneos (y tan grandes) en su historial que todo funciona perfecto. El juez principal del torneo fue Alfonso Bueno, un ex-nivel 4 de España. Nunca me llevé del todo bien con él pero tampoco mal.

Jueces del torneo en Madrid. Si, estoy abajo al centro, como siempre. El de rojo de la izquierda es Alfonso. El grandote atrás del todo es Jace.

Fue un torneo muy divertido. Hubo muchos jugadores lo que siempre es un reto en sí mismo. Una porción del torneo necesita sincronización particular entre los jugadores entonces hay un juez dando instrucciones durante unos 20 minutos a todos los participantes del piso. Alfonso me preguntó si me gustaría hacerlo. No es nada particularmente complejo pero da un poco de nervios dar instrucciones en inglés a cientos de personas. Cometí un error muy tonto en uno de los pasos que causó un poco de risa entre los jugadores.

En ese torneo estaba Arsenyi Egorov, un juez que conocí en Moscú el año anterior. Estaba muy emocionado de verme, eso ilustra muy bien qué es el programa de jueces: un Ruso contento por volver a ver a un Uruguayo en España.

En ese torneo estaba trabajando Nico Glik. ¿Se acuerdan del juez Español que conocí en mi primer viaje a USA? Siempre tuvimos muy buena onda y nos veíamos bastante seguido por más que nunca sabíamos cuándo nos íbamos a volver a ver la siguiente vez. Es un tipo muy buena onda, apasionado por lo que hace y con quien siempre es un placer trabajar.

El programa de jueces es bastante independiente de Wizards of the Coast en su operación pero siempre tuvo un punto de contacto a través de una persona, empleada de WotC, cuyas responsabilidades son administrar el programa de jueces. Se encargan de los envíos que haya que hacerle a jueces en particular, de evaluar posibles violaciones de conducta y se supone que supervisa las certificaciones de nuevos jueces que se hacen con herramientas de los jueces pero con el aval de Wizards. Por muchos años ese rol fue llevado a cabo por Andy Heckt quien, unos meses antes de este torneo, renunció a su cargo. Eso llevó a que dentro de los jueces nos cuestionáramos un poco la estructura del programa y los niveles 3 entendíamos que era un poco nuestra responsabilidad plantear una nueva estructura que funcione. Para eso se empezaron a hacer reuniones de niveles 3 los domingos en torneos grandes, aprovechando que muchos de nosotros estábamos ahí. En este torneo participé de mi primera de estas reuniones y recuerdo que me decepcionó mucho lo que se hablaba. Sentí que no había conceptos de responsabilidad frente a los jugadores, que simplemente se estaba buscando armar una estructura que pudiera mantenerse a sí misma sin tener en cuenta los objetivos reales.

Creo que ese día empezó mi decepción con el programa de jueces que iba a fortalecerse en los siguientes años.

Conferencia del Río de la Plata 2015

Yo les había hablado de las conferencia de jueces que muchas veces se hacían los días contiguos a los torneos aprovechando la afluencia de jueces. A partir de este año se decidió cambiar la política de conferencias y hacerlas separadas de torneos, idealmente en algún lugar alejado de la ciudad e idealmente que duren un par de días. El objetivo era promover la integración de la comunidad de jueces además de la transmisión y divulgación de conocimiento.

Esta conferencia fue muy linda porque logramos coordinar para ir todos los jueces de Uruguay, 7 en total. Yo no pensé que lograría tener una convocatoria tan exitosa pero lo hicimos.

La conferencia en sí estuvo buena. Yo armé un juego para el domingo en la noche y ayudé en la parte técnica de las presentaciones. Es lindo conocer en persona a jueces con los que uno habla por internet y aprovechamos para coordinar algunas cosas de la página web y algún otro proyecto.

Participantes de la conferencia. Yo estoy en el centro abajo, ya lo sabían. A mis lados están Diego Kiedanski y Sebastián Baldriz y abajo mío Facundo Barboza. En diagonal a Baldriz abajo está Mauro Betschart. Un poco más a la derecha está Emilio Franceschini y último a la derecha Matías Urban.

Obviamente que el lugar elegido fue Argentina, Gualeguay para ser más precisos. Los Uruguayos compramos una combinación interesante de ómnibus para llegar ahí y la vuelta fue un poco improvisada y divertida. Realzar la parte social y comunitaria del programa de esta manera fue una muy buena idea y algo que se mantendría en el programa como una prioridad, especialmente después de algunos cambios anunciados en los siguientes meses, pero no me quiero adelantar.

Por más que fue hacia fin de año hizo muchísimo frío y en la noche terminamos agregando unos playmats para taparnos. Creo que fue más por la historia que por la efectividad pero fue divertido. Dicen que Emilio se levantó sonámbulo en la noche gritando y después se volvió a dormir. Por más que estábamos en la misma cabaña no lo escuché. El último día cuando nos dieron las cartas brillantes de juez las guardé en el bolsillo de mi buzo y en seguida fui al baño. Cuando estaba terminando se me cayeron las cartas en el water… Por suerte estaba adentro de una bolsita y no se dañaron mucho pero todavía tengo mis cartas promocionales manchadas de orina.

Seminario de Julio en la conferencia.

GP Port Alegre 2015

Me sorprende la cantidad de eventos a los que viajé este año. Al igual que Buenos Aires, este GP es realmente cerca de casa. Un amigo jugador me contactó diciendo que ellos iban a ir en auto al torneo por si me quería sumar. Obviamente les dije que sí, ¿qué mejor que agregarle un road trip a un torneo?

Se suponía que el viaje tenía que llevar entre 8 y 9 horas pero terminamos demorando unas 11. En realidad no había problema, por suerte teníamos tiempo pero me hubiera gustado no llegar tan tarde al hostel. En esa época los organizadores todavía pagaban el hospedaje de los jueces y en Latinoamérica se acostumbraba que reservaran un hostel completo para nosotros, así que toda la experiencia era muy divertida. En ese hostel un juez brasilero me mostró el Hanabi que hasta hoy en día es de mis juegos de mesa favoritos.

El torneo en sí estuvo interesante, fue un poco un reto pero divertido. Tuve en mi equipo a Mauro Bongiovani, un juez Canadiense que además era el organizador de algunos GPs ahí. Después del torneo dijo que cualquier juez Latinoamericano que aplique a sus torneo estaba aceptado automáticamente. Un par de años después trabajé en su último GP.

Esta vez estoy en el centro a la derecha. Mauro es el tercero de atrás del todo desde la izquierda.

En esta época Wizards estaba empezando a explorar con juegos de mesa que utilicen la propiedad intelectual de Magic y sacaron un juego de miniaturas llamado Arena of the Planeswalkers. Todavía no estaba a la venta pero a Adrián le dieron una copia avanzada y me la regaló porque yo estaba siguiendo mucho las noticias. Siempre me gustó coleccionar parafernalia de Magic (tengo algunos ítems interesantes) y el primer juego de mesa era muy destacable. Muchos jueces que me veían paseando con el juego me preguntaron y terminamos jugando una partida ahí mismo después de terminar el shift el domingo.

Interactué mucho con algunos jueces Argentinos por fuera de las responsabilidades del torneo y empecé a forjar una amistad que iba a durar hasta hoy con Agustín Mopty y Janit Mindis que después se iba a extender a otros jueces de ese grupo, obviamente.

En estos torneos grandes el organizador les da a los jugadores un mantel (parece un mousepad grande) que se puede utilizar para apoyar las cartas durante una partida, que siempre tienen algún dibujo de alguna carta que se esté usando. A los jueces nos dan el mismo mantel pero con la palabra “JUDGE” escrita en algún rincón. Muchos jueces los venden, otros los usan y otros (como yo) se los guardan sin saber mucho qué hacer. El mantel tiene impresa la ciudad del torneo y el año entonces es un lindo recordatorio de los viajes. Además, algo que hacen es intentar elegir un dibujo hecho por un dibujante que viaje al torneo entonces los jugadores pueden aprovechar para que el dibujante se los firme. El hecho es que final del domingo cuando estaba recolectando mi paga, el Judge Manager Philippe Monlevade me dijo que agarrara un mantel de la pila y claramente agarré de la pila equivocada porque cuando llegué a casa me di cuenta de que estaba firmado por el dibujante y dedicado para Philippe. Le dije que se lo iba a cambiar cuando nos viéramos la siguiente vez pero honestamente me gusta más tener ese con un poquito de historia.

Yo no soy Philippe Monlevade.

Multimedia y el canal de YouTube

Adrián separó los esfuerzos de la región en distintas temáticas y le asignó una a cada nivel 3 para que coordine. Yo me hice cargo de la comunicación multimedia de la región y a fines de 2015 armé un canal de YouTube para centralizar todo el material. Se venían algunas novedades adicionales pero el primer video del canal fue un poco un cierre de año para generar un sentido de comunidad y atraer ojos la nueva vía de distribución de contenido.

Video de fin de año Latam.

Este video marcaba un cierre del año y un inicio de un año en el que iba a asumir muchas responsabilidades y ganar mucha notoriedad en la comunidad.

Todavía quedan años y muchos más torneos, comienza el 2016 en el capítulo 5: juez nivel 3 parte 2.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.