Documentary

Mi historia con Magic: el encuentro – cap. 5: juez nivel 3 parte 2

Esta historia viene del capítulo 4: juez nivel 3 parte 1.

Hacía casi dos años que había subido a nivel 3 y venía de muchísima actividad como nivel 2 y sin signos de desacelerase. En el año anterior hice muchos GPs, dos Pro Tours y fui juez principal de un torneo con 900 jugadores. Este hobby realmente se estaba convirtiendo en algo serio.

Jueces en vivo

Desde hace años soy muy aficionado a los podcasts. Escucho unos cuantos todas las semanas y me parece un formato excelente. En 2005 grabábamos un programa de videojuegos con unos amigos y una linda cantidad de escuchas. Desde que me certifiqué escuché un podcast de jueces llamado “Judgecast” conducido por Sean Catanese, Riki Hayashi y Jose Boveda. Era un programa realmente educativo y entretenido, me ayudó a meterme en la comunidad de jueces y aprender mucho a pesar de vivir tan lejos.

Dese hacía tiempo quería empezar un podcast de jueces en español y finalmente en enero de 2016 me animé. Hablé con Adrián para determinar quiénes serían los mejores co-conductores y nos decidimos por Facundo Barboza, nivel 1 de Uruguay y Janit Mindis, nivel 2 de Argentina. Cruzamos algunos mails y después de planificar un poco grabamos el primer episodio a mediados del mes. Lo circulé entre los niveles 3 buscando retroalimentación y finalmente lo publicamos unas semanas después. Fue todo un evento.

Primer episodio publicado en iTunes.

El podcast duró más de dos años con el mismo equipo, subiendo un episodio cada dos semanas sin falta. En general grabábamos por Skype aunque algunas veces nos juntamos a grabar en persona. Hicimos algunos episodios especiales desde el piso de algún torneo y siempre acompañamos los nuevos lanzamientos de reglas y documentos con información muy relevante. Estoy realmente orgulloso del trabajo que hicimos con el podcast y creo que impactamos muy positivamente a toda la comunidad de Hispoanoamérica y un poquito a España también.

Grabación del primer episodio de Jueces en Vivo. Fue el único en el que armamos también un video.

Me voy a adelantar un poquito en la historia para cerrar este tema: unos años después decidí alejarme del programa de jueces y cerramos lo que llamamos la “primera temporada” de Jueces en Vivo. Unos meses después otros jueces de Argentina retomaron el programa y lo mantuvieron alrededor de un año más. A la fecha de escritura de este capítulo siguen en un impasse pero prometiendo volver. Por más que yo ya no estoy involucrado lo sigo considerando mi bebé.

GP Washington DC

Todavía en esa época varios organizadores podían solicitar GPs a Wizards y StarCity games hacía algunos. Para intentar garantizar la calidad de los jueces que iban a sus torneos tenían un programa llamado Keystone que permitía a los jueces aplicar y ser aceptados unos cuantos meses antes de los torneos para que fueran haciendo los planes de viaje con tiempo. StarCity pagaba un poco más a esos jueces para incentivarlos a ir. Para 2016 me seleccionaron en el programa y me comprometí a hacer 3 torneos con ellos, Washington era el primero.

Siempre alrededor de los torneos los jueces intentamos recorrer un poco la ciudad y hacer algo de turismo. Washington me gustó muchísimo aunque sólo tuvimos unas horas para recorrerla. Recuerdo las estaciones de subte.

No me canso de decir que StarCity Games saben muy bien cómo organizar torneos entonces siempre es un placer trabajar para ellos. A los Keystone nos regalaron un bolso de cuero hermoso con el logo de StarCity que todavía uso para la computadora.

El domingo del torneo fue mi cumpleaños de 30 años. A mí no me importan particularmente los cumpleaños y me había separado de mi novia recientemente entonces no me molestó pasarla “solo” lejos de casa. Digo “solo” entre comillas porque estaba acompañado de decenas de amigos y colegas. El sábado de noche fuimos a comer a un restaurante chino. Yo estaba en una etapa vegetariana entonces pedí un plato con proteína imitación pollo que me cayó muy mal. Pasé el día de mi cumpleaños sintiéndome bastante mal. Un juez brasilero, Joao “Jota” Ribeiro me regaló un playmat para mi cumpleaños, todavía lo uso como mousepad en mi computadora.

Mousepad de cumpleaños. Para los conocedores, es un Magus of the Moo.

El domingo después del torneo fuimos a comer a Five Guys, el mejor restaurante de comida rápida del mundo. Ahí algunos de los jueces con los que estaba se enteraron de que era mi cumpleaños e hicimos una cena de festejo camino al aeropuerto.

Conferencia Rio de la Plata 2016

No sé cuál fue el problema logístico pero las dos conferencias de la zona quedaron bastante juntas en fechas. A menos de 6 meses de la anterior organizaron la siguiente. Fue también en el interior de Argentina pero esta vez no pude convencer a los jueces de Uruguay de ir, sólo fue Matías Urban conmigo.

Esta vez mi participación fue muchísimo mayor. Para empezar, coordiné con Mariano Bianchi, un nivel 1 de Argentina para grabar todas las presentaciones de la conferencia. Él trabaja en audiovisual y había hecho algunas grabaciones en la edición anterior, entonces trabajamos juntos para dejar un registro completo de las presentaciones para que las vieran los jueces que no pudieron ir.

Además, armé un seminario muy interesante apuntado a jueces nivel 2 además del juego para el final de la conferencia. Sumado a eso, todos los niveles 3 tuvimos un momento puntual grupitos de discusión de distintos temas para hablar con el resto de los jueces a los que les interesara. Además y para rematar, grabamos un episodio de Jueces en Vivo “en vivo” entrevistando a Julio Sosa y a Damián Hiller, los organizadores de la conferencia. Fue un fin de semana de mucho trabajo pero principalmente disfrutar con amigos.

Grabando un episodio de Jueces en Vivo, entrevista a Adrián. ¿Vieron el estudio que me armé?

Creo que este fue el punto en el que me sentí más parte de la comunidad. Estuve involucrado en muchísimas actividades durante el fin de semana y charlé un montón con todos los jueces que fueron de todo el continente. Tres jueces con los que hablé muchísimo y comencé una amistad que dura hasta hoy fueron Agustín Mopty, Federico Verdini y Nicolás De Bonis. Jugamos muchísimas manos de Love Letter charlando y riéndonos hasta las 3 de la mañana.

Todos los jueces que fueron de todo el continente. Yo estoy -ya lo saben- abajo al medio.

Programa Exemplar

Ya hacía unos meses que Wizards había discontinuado las cartas promocionales para jueces en los torneos. En lugar de eso implementaron un sistema de distribución de cartas llamado Programa Exemplar. La idea de ese programa es que todos los jueces nivel 2+ puedan reconocer a otros jueces que están haciendo un trabajo ejemplar. Luego Wizards tomaría esos reconocimientos y le enviaría cartas promocionales a los jueces reconocidos, en distinta cantidad dependiendo de la cantidad de reconocimientos.

Desde que se inició yo fui de los jueces más reconocidos de la región, incluso todavía tengo el récord de más reconocimientos en una sola tanda (el programa se dividía en tandas trimestrales para hacer el envío de las cartas). Después de la conferencia recibí muchos reconocimientos, uno de los que más recuerdo fue de Damián y escribió unas palabras muy lindas:

Fede, lo tuyo más que un reconocimiento ya merece un monumento! Creaste en poco tiempo un programa (Jueces en Vivo) muy entretenido y que ojalá el tiempo de el público que se merece y lo guiás por lugares útiles pero sin perder nunca la alegría. En la conferencia te pasaste con todo el material que trajiste para que podamos grabar y que quede registrado tamaño esfuerzo (además del ya asumido y no siempre correctamente valorado laburo con el jeopardy). Ah, además hiciste un seminario que probablemente haya sido el mejor (y por ser exclusivo para L2 no lo vieron tantos…) de la conferencia… Pero que si los miembros de nuestra comunidad emulasen tan solo algunas partes de todo lo que aportás, nos quedaríamos cortos de nominaciones a repartir. Para usté señor, chapeau! 

Me emocioné hasta las lágrimas leyendo las nominaciones de esa tanda, es invaluable ver el esfuerzo de uno reflejado en tan lindas palabras de parte de pares que uno admira.

El programa Exemplar fue realmente un factor importante en todo el esfuerzo que le puse a la comunidad de jueces pero también fue uno de los factores de mi desinvolucramiento con el programa más adelante. Cuando decidí retirarme, yo era el segundo juez más reconocido de la región. Siempre pensé que cuando un programa como el programa de jueces pierde a uno de sus miembros más destacados (al menos en esta métrica) por desmotivación, tiene que estar haciendo algo mal.

Ya llegaremos a ese momento en la historia.

GP Charlotte

En ese torneo preparé una actividad de teambuilding para hacer con mis jueces. Me gustó tanto armarla que después edité un video contando lo que había hecho.

Actividad que realicé en Charlotte con mi equipo de jueces.

Sin contar Las Vegas, Charlotte tenía el récord del torneo de Magic más grande de la historia en América. Creo que lo superó un torneo en Madrid y otro en Japón pero sin duda fue de los más grandes de la historia. Este Charlotte esperaban que fuera muy grande pero lo interesante fue otra cosa.

Ryan Hoffman, nivel 2 de USA me escribió después del torneo:

Federico, it has been a pleasure to know you these many years. At GP Charlotte, you handled the chaos like a boss. Your Team-Building exercise made me feel more like a team than I have ever felt at any Grand Prix ever. Thanks for being awesome.

El caos al que se refiere fue el siguiente: Wizards tiene un software para llevar adelante el torneo. Nunca estuvo diseñado para torneos tan grandes como los que estábamos teniendo entonces necesitaban tener gente muy especializada que pudiera “hackear” el software para lograr ciertas cosas con los números de convocatoria. Para mitigar esto desarrollaron un programa nuevo, Wizards Large Tournament Event Reporter (WaLTER para los amigos) pero recién lo estaban empezando a probar. Es complicado el desarrollo de este tipo de programas porque no hay manera muy efectivas de probar las funcionalidades sin tener a cientos de personas inscriptas y haciendo cosas entonces estos primeros torneos siempre fueron una especie de Beta abierta.

En este caso puntual, WaLTER tuvo un berrinche y le borró los puntos a un número grande de jugadores, o algo así. Eso significaba que al emparejarlos con oponentes, no podía elegir oponentes con el mismo puntaje sino que lo hacía al azar de entre todos los posibles. Esto atenta en contra de la integridad del torneo y se imaginarán que es imposible emparejar a mano 2.500 jugadores. Los organizadores les permitieron a los jugadores retirarse del torneo y recibir su dinero devuelta. Obviamente que para que los otros pudieran seguir jugando habría que procesar las retiradas de los jugadores antes de continuar, lo que fue un proceso de alrededor de una hora. Obviamente que las tareas de los equipos se fueron al cuerno y los líderes tuvimos que encontrar maneras de aprovechar lo mejor posible a nuestros jueces para acelerar el proceso y entretener a los jugadores mientras estaban en la fila.

Al final salió todo bien y StarCity manejó la situación de la mejor manera posible porque son los mejores. Si le hubiera pasado a otro organizador con menos cintura o experiencia los jugadores hubiera hecho una revuelta.

Staff de Charlotte. No me busquen porque no estoy, con mi equipo nos perdimos la foto. Hay una señora disfrazada de Nahiri.
Cuando nos enteramos de que ya se habían sacado la foto, aprovechamos nuestro break para sacar una del equipo. Ryan es el que está abajo mío de azul.

New New World Order

El programa de jueces siempre tuvo una relación muy particular con Wizards y creció tanto en tamaño en los últimos años que la estructura que venía teniendo ya no se adaptaba del todo bien a las necesidades. Alrededor de estas fechas anunciaron el NNWO, una reestructura completa del programa que prometía aggiornarlo a las necesidades del juego organizado y aumentar mucho la transparencia.

El tema de la transparencia fue siempre un tema muy importante, especialmente para jueces tan involucrados con el programa como yo. Hasta este cambio, el programa tenía 5 niveles. Los primeros 3 eran muy claros: juez de tienda, juez regional, juez internacional. El problema estaba siempre con los otros dos niveles.

Los jueces nivel 4 se suponía que estaban dedicados a algún área del programa y lideraban todos los esfuerzos de proyectos en esa área. Había un nivel 4 dedicado a la política de torneos, otro al juego organizado, otro a las reglas, otro a la tecnología y comunicación, otro a las relaciones con los jugadores, otro a las conferencias, etc. etc. Pero además, los niveles 4 eran los jueces principales de los GPs. Esta organización tenía muchas contras: primero, necesitaba que estos jueces fueran muy buenos en algún aspecto del programa administrando los proyectos en ese rubro y además buenos como jueces principales de torneos de miles de jugadores. Muchos lo lograban, otros la pasaban un poco mal en alguna de las caras de la moneda. Además, algunos niveles 3 que demostraban expertise en una de las dos características no podían ser considerados para subir de nivel porque deberían ser buenos en las dos.

Además, la cantidad de esferas es limitada, no hay temas infinitos de los que se pueden desarrollar proyectos involucrados con el programa, por lo tanto la cantidad de niveles 4 tiene que ser finita. Esto significa que no se puede codificar un proceso formal para subir de nivel 3 a nivel 4 porque cualquier juez que lo complete debe recibir el nivel y luego no tendrían nada que hacer. Entonces la subida se hacía a mano, arbitraria y sin ninguna explicación.

Luego, los jueces nivel 5. Originalmente había un solo juez nivel 5 en todo el programa y era empleado directo de Wizards. Ese juez era el encargado de administrar los documentos y de establecer la política de los torneos. En los siguientes años todas esas responsabilidades pasaron a estar en manos de los jueces puramente y se distribuyeron entre un grupo de niveles 3+ por lo que el rol del nivel 5 ya no era tan crítico. Además, Wizards se distanció cada vez más del programa de jueces y no tuvieron más jueces contratados directamente. Así que cada vez quedaba menos clara la distinción entre nivel 4 y nivel 5. Recuerdo cuando anunciaron la subida de Kevin Desprez a nivel 5 que nadie realmente entendía qué significaba ese cambio. La única diferencia tangible es que los niveles 5 pueden ser juez principal en Pro Tours.

El New New World Order planteaba muchos cambios que buscaban eliminar estos problemas y honestamente, lo hicieron muy bien. El principal cambio fue eliminar los niveles 4 y 5. El nivel máximo sería nivel 3 para el que teníamos un proceso codificado de cómo llegar. Luego instauraron las certificaciones. Esas eran sólo para niveles 3 y le daban un expertise adicional además del de base. Una de ellas era juez principal de GPs (GPHJ). Obviamente que todos los ex-nivel 4 ya la tendrían desde el principio. Además, se implementó la certificación de panelista para nivel 3 y algunas más.

El sistema prometía crecer y agregar certificaciones para otros niveles también, algo que hizo más adelante con un par para niveles 2. Fue un buen cambio y uno muy bien recibido. Aumentó muchísimo la transparencia, quedaba muy claro cómo llegar a casi todas las etapas del programa. Wizards mantuvo contratos con algunos jueces para encargarse de ciertas áreas críticas del programa pero muchas de las esferas se disolvieron y otras cambiaron de liderazgo a jueces más aptos que no tenían por qué ser niveles 4 (o ni siquiera niveles 3).

Otro cambio que se implementó fueron los requerimientos de mantenimiento de nivel. Antes, una vez que un juez llegaba a un cierto nivel, no tenía que hacer nada para mantenerlo. Mientras trabajara en un torneo cada 6 meses (requerimiento global para todos los jueces) mantenía su nivel para siempre. Esto es especialmente crítico para niveles 3 ya que se supone que somos expertos en operaciones de torneo y líderes de equipo en torneos grandes. No puede ser que un nivel 3 trabaje en dos torneos de tienda en un año y después pretenda llegar a liderar un equipo como si nada.

El hecho de que no haya requerimientos para nivel 3 fue otro tema que me hizo alejarme un poco del programa, sentía que si nosotros éramos los que decidíamos cómo tiene que lucir el programa, los requerimientos de excelencia tendrían que empezar en nosotros.

De cualquier manera el NNWO fue un cambio muy bienvenido por los jueces de todos los niveles. A los niveles 1 no les cambiaba demasiado pero para los que estaban más involucrados en el programa no solo daba muchísima transparencia sino que ahora había un camino claro para cualquier nivel de responsabilidad.

GP Minneapolis

Otro GP típico de USA: muchos jueces, aún más jugadores y prácticamente todo funcionando perfectamente desde el principio. Este GP fue interesante por varias razones. La primera fue que el viernes Kevin Desprez (el juez principal) me involucró en un par de decisiones de logística interesantes para el sábado. Kevin es súper experto en operaciones de torneo y realmente no necesita ayuda pero se sintió bien que por lo menos me escuchara. Esto fue una pequeña motivación para un hito en los siguientes meses pero no quiero adelantarme.

Lo segundo que ocurrió interesante fue que en mi equipo tenía a un juez muy jóven: Brett Schoppert. Creo que tenía 14 o 15 años. Incluso lo liberaron del staff antes que al resto porque legalmente no podían tener a alguien tan joven trabajando tantas horas seguidas. Este era el primer torneo grande de Brett y me puse como objetivo acompañarlo y sacarle las dudas que tuviera durante el día. La verdad es que me sorprendió lo bien que se manejó, el buen dominio que tenía de los documentos y la infinita energía y ganas que tenía en trabajar. Estuvo realmente a la par del resto de los jueces del equipo por más poca experiencia que trajera.

Kevin es el de rojo de la derecha, Brett es el rubio de los pelos despeinados en la segunda fila justo en el centro. El pelado mucho más alto está subido arriba de una silla o algo, es alto pero no tanto. Yo estoy un poco más a la izquierda de lo que esperarían.

Normalmente en todos los torneos nos daban esos playmats con el dibujo de alguna carta famosa y la palabra JUDGE por ahí escrita. En este torneo dieron un paso más y nos dieron a cada juez un playmat con nuestro nombre impreso. El dibujo también era único, no era el mismo que recibían los jugadores. Fue un gesto innecesario pero muy bienvenido por todos nosotros, con esos gestos se nota que el organizador nos quería cuidar. Yo no uso playmats para jugar normalmente pero sé que si algún día quiero tengo uno con mi nombre guardado.

GP San Pablo 2016

Sí, otro San Pablo. No sé a qué ciudad viajé más para GPs pero seguro es San Pablo o Santiago.

Este torneo fue en un salón realmente grande, del que sólo teníamos alquilada la mitad, por lo que uno podía asomarse atrás de los stands de los vendedores y ver un salón completamente vacío.

Para la logística del torneo trajeron a unos jueces europeos con muchísima experiencia, entre ellos Jurgen Baert, uno de mis favoritos. Siempre es un placer trabajar con Jurgen. El torneo fue extraño porque no había suficientes niveles 3 entonces dos niveles 2 fueron líderes de equipo el sábado. Se supone que esa no es una tarea fácil y que los niveles 2 no están preparados pero salió todo bien. Obviamente que todo el resto de los jueces los estábamos cuidando un poco pero igual hubieran hecho un buen trabajo me parece.

Un torneo invadido por los Europeos. En el staff de jueces había cinco y en operaciones dos más. Yo estoy a la izquierda de Riccardo Tessitori (juez principal e Italiano) en el centro. La foto la sacamos en la sección vacía del salón, creo que se nota.

Fueron muchos jugadores al torneo y la gran mayoría no clasifica al domingo, entonces se ofrecen torneos paralelos. Uno en particular tenía un buen precio, o buenos premios o algo así porque se anotaron realmente muchos jugadores. Antes de comenzar teníamos más de 410 jugadores que es el límite para un torneo de 9 rondas. O sea que tendríamos que hacer 10 rondas, más cuartos, semis y finales, o sea 13 rondas en total. Cada ronda dura unos 70 minutos (unos 60 de juego más unos 10 para que los jugadores encuentren sus lugares y etc.). No es complicada la matemática para darse cuenta de que íbamos a estar todo el día. Damián fue el juez principal y en el staff no teníamos muchos jueces. Por suerte una gran parte de los jugadores se anotaron sólo por el producto que recibían al comenzar el torneo y no tenían ninguna intención de jugarlo, entonces los redujimos a 9 rondas. Igual Damián decidió poner un límite de tiempo de 40 minutos en cada ronda, una movida permitida pero muy poco utilizada ya que a muchos jugadores no les gusta. Al final terminó funcionando todo bien.

Nos habían prometido pagarnos una parte de la compensación en dólares pero a último momento descubrimos que nos la iban a pagar en reales. Así que en el aeropuerto en la vuelta estábamos todos buscando dónde cambiar esos malditos reales. De alguna manera conseguimos un cambio decente y lo hicimos ahí.

GP Estocolmo

Unos meses antes Agustín Mopty me había dicho que fuéramos a unos torneos en Europa. Yo le dije que no, obviamente pero cuando me dijo el destino accedí, tengo un muy amigo viviendo en Estocolmo y me gustó la excusa para visitarlo.

En realidad le dije que sí un poco apresurado, si lo pensaba bien probablemente no iría. Trabajar el torneos paga bien pero tampoco tan bien, sin duda me costaría plata estar dos semanas en Europa pero bueno, uno podía decir que también eran mis vacaciones, aunque no las necesitara. Aplicamos a dos torneos, Estocolmo y Rimini en Italia. Nos aceptaron a un torneo cada uno, y en el otro nos dejaron como standby. Los jueces standby tienen la entrada paga al torneo y se activan sólo si la cantidad de jugadores supera un cierto umbral. En ambos casos ocurrió porque terminamos trabajando los dos en los dos torneos. Tuvimos suerte, era imposible pagar ese viaje con un solo torneo.

Mi viaje empezó de la peor manera. Había comprado un pasaje de Montevideo a Madrid barato y luego compré la conexión Madrid – Estocolmo. El problema es que dejé muy poco tiempo entre la llegada de un vuelo y la partida del siguiente y como eran tickets separados, obviamente no me esperaron. Mi plan era llegar el jueves en la mañana a Estocolmo, estar un día con mi amigo y entrar a trabajar en el torneo el viernes. Era miércoles y estaba varado en Barajas. La aerolínea dijo que no había ningún problema, que me ponían en el siguiente vuelo sin cargo, llegando a Estocolmo el sábado en la mañana. Jajaja, imposible. Fui a un par de mostradores de aerolíneas y no tenían nada. Hice un campamento en el piso del aeropuerto y saqué mi computadora. Encontré un vuelo que salía el jueves a las 7 AM con una escala de 12 horas en Munich por sólo 500 Euros. Nunca pagaría una suma así por una distancia tan corta pero realmente necesitaba llegar. Me fui al hotel del aeropuerto (otros 120 Euros), lamentándome pero intentando hacer lo mejor de la situación. Cuando quise cargar mi computadora me di cuenta de que había dejado el cargador conectado en la escala en San Pablo. Tragué fuerte, reprimí los insultos y me tomé un tren al centro de Madrid a comprar un cargador nuevo. Este viaje empezó 700 Euros más caro de lo que pensaba y estaba en el primer día.

Pasé un día hermoso caminando por Munich, me compré unas corbatas increíbles y seguí mi viaje, llegando el jueves a última hora. Bueno, por lo menos llegué a tiempo para el torneo.

El apartamento en el que nos estábamos quedando con Agustín era increíble. Eran las oficinas de redacción de un diario o una revista, no quedaba claro si era online o física. Parece que cerraban en verano entonces agregaban una cama en el medio de la habitación (era un monambiente) y lo alquilaban por AirBnB. Las paredes y todas las superficies estaban tapizadas de libros y revistas. Tenía un baño pero sin ducha y el dueño había hablado con un hostel a cuatro cuadras que dejaba a sus huéspedes ducharse. Todos los días caminábamos esas cuadras de chancletas con la toalla al hombro y nos íbamos a duchar. Era súper bizarro y divertido. Además, nos dejó unas bicicletas que podíamos usar, todos los días fuimos al torneo en bicicleta, fue genial.

El torneo estuvo bien, fue un torneo más. Hice el juego del Bingo con mi equipo y le respondí un par de preguntas a unos jugadores antes de entrar oficialmente al torneo, entonces todavía no tenía el uniforme de juez puesto. Los jugadores me creyeron que era juez.

Durante el día se me ocurrió una idea para mejorar las operaciones de torneo. Hay una actividad clave que hacemos los jueces que es verificar los mazos de los jugadores. Al inicio del torneo, todos los jugadores presentan una lista del mazo que están jugando. Al inicio de cada ronda, elegimos a algunos al azar y justo antes de que empiecen a jugar les robamos los mazos y los verificamos contra la lista que presentaron. El proceso es fácil, lleva unos 10 minutos y la gran mayoría de las veces no hay problema, entonces los jugadores empiezan a jugar. El tema es que hay que darle ese tiempo devuelta a los jugadores, no es justo de que porque les verificamos su mazo tengan 10 minutos menos para jugar en la ronda. Entonces el torneo se estira 10 minutos por ronda, que a lo largo del día se acumula y hace que el torneo demore. Hay muchas técnicas para verificar los mazos, incluso algunas que demoran menos y permiten reducir en esos tiempos extra. Hice un video para el canal de YouTube resumiendo algunas de esas técnicas.

Video con distintas técnicas para verificar mazos.

Bueno, en el torneo se me ocurrió la idea de que un juez perfectamente podría retirar el mazo del jugador, sacarle una foto y verificar la lista durante la ronda, mientras los jugadores juegan. No solo es un proceso que demora segundos, sino que no cambia el orden del mazo, entonces el juez le puede devolver el mazo al jugador quién empieza a jugar inmediatamente. En las técnicas de verificación clásicas, el mazo termina ordenado, entonces el jugador tiene que dedicar minutos adicionales a volver a randomizarlo. Le comenté la idea a un juez Holandés, Dustin De Leeuw y le gustó muchísimo. Incluso escribió un artículo de su experiencia probándolo en los meses siguientes. Después del torneo escribió esto:

Federico, I think you improved the way we do deck checks forever by thinking outside of the box. Thank you for sharing your brilliant ideas with me, our enlightening discussions, and saving so much time from players and judges worldwide. El Deck Check está muerte, viva el Deck Check

Mirando en perspectiva me da un poco de tristeza ver lo involucrado y comprometido que estaba con el programa de jueces y lo mucho que me alejé en los años siguientes. Las verificaciones de mazo son una actividad integral para la actividad de los jueces en los torneos. Es algo de lo que se habla mucho, que se entrena, que se transmite. Intentar cambiarlo implica estar realmente empapado en el programa.

Volviendo al torneo, no fue demasiado destacable por ninguna razón en particular, hice un buen trabajo como líder de equipo y mis jueces me lo reconocieron. Un torneo más en la lista…

Estoy en la fila de abajo tercero desde la izquierda. Agustín está tercero desde la derecha.

GP Rimini

Después de Estocolmo hicimos unos días de turismo por Italia hasta que llegó el momento de ir hasta Rimini para el torneo. Rimini es un pequeño balneario en el norte, no lo recorrimos demasiado pero caminamos un poco por la costa y salimos a un par de bares a tomar algo.

Una de las salidas en Rimini. El de más a la izquierda es Brasilero y los de la derecha son Croata y Chileno. Sí, estoy de corbata y chaleco, me compré todo en el viaje, quería usar mi ropa nueva.

El torneo fue organizado por una empresa llamada Legacy. Ese es también el nombre de un tipo de torneo distinto al que se jugaba en este GP. Un par de jugadores se confundieron y llevaron mazos que no eran legales para el torneo, se dieron cuenta en la primera ronda y generó un momento confuso y gracioso para todos.

En un momento tuve que dar un anuncio por altoparlante y apenas empecé a hablar escuché mi propia voz un segundo después amplificada. Por alguna razón el sistema de sonido tenía un retardo, si alguna vez hicieron la prueba saben de qué estoy hablando, es imposible hablar escuchando su propia voz con tanta diferencia de tiempo. Al lado mío estaba un juez Italiano que estuvo haciendo anuncios todo el día y me dijo que el secreto para usar el micrófono es pensar en porno de enanos para no escuchar el sistema de sonido. Intenté una técnica menos explícita y funcionó bien.

Junto con Lamberto estaba Jack Doyle, un juez Inglés. Estaban resolviendo unas palabras cruzadas en la que las pistas eran expresiones regulares. Nunca había escuchado de expresiones regulares y unos años después para el trabajo tuve que aprender a usarlas y me enamoré.

Creo que no estoy en la foto. Agustín está en la segunda fila a la derecha.

El torneo fue relativamente chico, por lo tanto fácil. El domingo un juez Español estaba a cargo de los eventos paralelos pero no pudo viajar entonces me pidieron que me encargara yo. Usé mi sistema de los post-its en el escritorio y funcionó perfecto, salió todo excelente. Incluso tenía tantos jueces de sobra que le pedí a Alejandro Raggio, nivel 3 de Argentina, que le de un seminario a algunos de los jueces que estaban haciendo poca cosa. Riccardo Tessitori, nivel 3 de Italia estaba en un rol de organizador y me reconoció en la cena del domingo por tomar una tarea relativamente difícil sin previo aviso y hacer un buen trabajo. Jack Doyle escribió:

GP Rimini’s Champion — Fede, you were gifted a side events lead position at relatively short notice. On a less than busy Saturday you started crafting plans, communicating with scorekeepers and with Jurgen, and you demonstrated how to do (in my opinion) a perfect job. You found time to organise seminars to create a positive atmosphere in a slow day. Fantastic efforts <3

Conferencia de líderes 2016

Las conferencias cambiaron de concepto: ahora eran fines de semana completos, alejados de torneos y de la ciudad. Eso también aplicaba para las conferencias de líderes. En los últimos años habíamos tenido conferencias de líderes en Santiago, después de los GPs. Este año, Adrián planteó hacerla en algún otro destino un poco más interesante y yo propuse la casa de mis padres en Punta del Este. Queda bastante lejos para el resto de Latinoamérica, obviamente, pero no está tan mal para los bonaerenses y de ahí venían la mayoría. También vino Nemesio Bolaños, nivel 3 de Chile.

Fue un fin de semana interesante. Conversamos unos cuantos temas interesantes para la región y planificamos un poco el año. Adrián estaba intentando coordinar los esfuerzos de proyectos bajo el liderazgo de los niveles 3 de la región y hablamos un poco de esos temas.

Me gustó ser el anfitrión, aunque fue sólo en cuanto a la locación ya que Adrián planificó toda la conferencia pero igual. Siempre yo iba a las actividades del programa, esta vez el programa vino a mí.

SCG Open Indianapolis

Otro StarCity Games Open y otra vez como juez principal. Esta vez el torneo no fue tan grande como el anterior, unos 500 jugadores “nada más”. Lo que sí cambió fue que ya había tenido la experiencia de participar en la organización de este tipo de torneos, entonces no fue tanta novedad.

Al igual que en el anterior, había tres torneos en el fin de semana, cada uno con su juez principal. Los otros dos torneos eran más chicos entonces los jueces principales eran niveles 2. Uno de ellos, Michael Arrowsmith, un juez bastante controversial pero que me cae muy bien. Estaba muy nervioso antes de su torneo entonces le di algunos consejos en el hotel.

Los tres jueces principales con la remera roja. Michael es el de la derecha.

Los tres torneos ocurren el domingo, el sábado tenía a todos los jueces en mi equipo y Michael me ayudó en una descalificación. Hay varias razones para descalificar a un jugador, la más evidente es que viole una regla de juego a propósito, sabiendo que está mal y para obtener una ventaja. Es la manera clásica de hacer trampa y si descubrimos a un jugador haciéndolo lo retiramos del torneo. Otra razón para descalificar a un jugador es mentirle a un juez. Y ahí hay una zona gris muy grande porque los jugadores pueden acordarse mal de una situación, equivocarse al hablar, explicar de manera inconsistente. Y ni me estoy metiendo en las posibles barreras idiomáticas entre el juez y el jugador. Concretamente en este caso hubo un malentendido entre dos jugadores y Michael entendió que el jugador le había mentido respecto a la interacción que tuvo con su oponente, con el fin de que el error resultase a su favor. En otras palabras, algo que fue simplemente un malentendido, lo estaba representando como un error de su oponente. Hablé bastante con él, en este tipo de situaciones no hay pruebas, es simplemente una conversación y yo me baso en la opinión del juez que tomó el llamado y en lo que me diga el jugador. Terminé descalificándolo pero honestamente no estoy para nada seguro de que haya sido la opción correcta. Conceptualmente no tenemos que estar 100% seguros, ni tener evidencias para descalificar a un jugador. Alcanza con que la balanza se incline para ese lado, y en este caso sentí que lo hizo pero muy poquito.

Al igual que cualquier otro torneo de StarCity, tenía pocos jueces y de nivel bajo pero hubo un par de niveles 2 que destacaron muchísimo. Quedé muy contento con la performance de mi equipo, fue un torneo sin dudas muy exitoso.

GP Atlanta 2016

Recuerdo muy poco de este torneo. Los GPs son todos tan parecidos que se mezclan un poco en mi memoria. Atlanta es una ciudad bastante interesante, antes del torneo recorrimos un poco con un grupo de jueces Argentinos.

En el torneo me encontré con Adrián y me dio unas cartas promocionales que tenía pendiente de darme y recuerdo que las vendí relativamente bien a una tienda que estaba armada ahí en el salón del torneo. Estoy intentando hacer memoria pero no me acuerdo de nada del torneo en sí.

Staff del torneo. Ni siquiera viendo la foto me acuerdo de nada. Yo estoy abajo al centro.

En esas fechas yo estaba empezando a armar un proyecto bastante ambicioso pero que estaba seguro iba a tener mucho vuelo en el programa de jueces. Quería reunir a los jueces que fueran músicos alrededor del mundo y que cada uno grabara su parte de una canción y después compaginarlo. Durante el viaje a Europa con Agustín fuimos a un estudio de grabación y grabé unas baterías para el proyecto. Le pedí a unos cuantos jueces que grabaran, todos me dijeron que sí y después no lo hicieron. Me acordé porque en ese torneo me crucé con Davide Succi, nivel 3 de Italia que tendría que haber grabado las guitarras. Es el que está a la izquierda de mí en la foto.

En estos últimos dos torneos grabé unas entrevistas para unos videos que se le ocurrió a Adrián armar. En 2016 se cumplieron algunos aniversarios interesantes de jueces de la región y Adrián quiso conmemorarlo con unos videos. Obviamente como yo soy el chico multimedia terminé haciéndolos yo por más que no era mi proyecto inicialmente. Quedaron muy bien y fueron un éxito cuando los presentamos en el GP en Santiago, pero no me quiero adelantar.

GP Santiago 2016

No podía faltar el torneo anual en Santiago. El mismo salón, los mismos jueces, la misma foto en la misma escalera: va.

Yo estaba filmando un video del viaje que nunca edité. Justo antes de la foto quise robarme unas tomas para el video pero el fotógrafo me agarró infraganti. Creo que es mi foto de staff favorita.

Como todos los años eran muchos jugadores, que el torneo fuera en dos pisos distintos nos complicó, hubo problemas con las inscripciones a torneos, etc. pero esta edición fue particularmente caótica. Ya les comenté del rol del scorekeeper en los torneos. Es la persona encargada de ingresar los resultados de todos los partidos cada ronda y de generar la información necesaria para que los jugadores encuentren a su siguiente oponente. Es un trabajo muy exigente y con muchísima presión. Es la única persona de todo el salón que tiene que trabajar en un 100% y no puede pasarle nada. En este torneo en Santiago tuvimos muchísimos problemas de scorekeeping, al punto de que muchos torneos fueron cancelados en la mitad y todos los jugadores recibieron el premio máximo. Fue realmente estresante coordinarlo, yo estaba más o menos a cargo de un número grande de torneos y tuve un grupito de jueces que realmente se manejaron muy bien explicándole a los jugadores qué estaba pasando y buscando soluciones creativas para no perder mucho tiempo y que las cosas más o menos ocurrieran. Creo que prometí nunca más trabajar en un torneo en Chile después de ese fin de semana.

Después de terminar las tareas el domingo, nos quedamos los jueces en el salón y aprovechamos uno de los proyectores que tenían para el reloj de ronda y revelamos por primera vez lo videos de aniversario que editamos. Los voy a dejar embebidos acá, no tienen por qué verlos.

10 años como nivel 3+ de Carlos Ho de Panamá.
15 años como juez certificado de Andrés Moro de Argentina.
15 años como juez certificado de Jorge Peñailillo de Chile.
10 años como juez nivel 3+ de Damián Hiller de Argentina. Armar este video fue complicado porque entrevistamos a Damián para los otros videos sin que supiera que también estábamos haciendo uno para él.

Como es costumbre, el organizador paga la cena de los jueces el domingo y este año nos llevó a un restaurante muy refinado. Nos pasamos la noche charlando y haciendo chistes, fue muy divertida esa cena.

El torneo en Chile fue el último en el que trabajé en 2016. Para no perder la costumbre, Adrián me pidió que armara un video de cierre para el 2016. Se le ocurrió un concepto divertido y muchos jueces de la región me mandaron su material para armarlo. Aquí está.

Video de fin de año de 2016.

Todos los años se hacía el mundial en diciembre. Es un lindo torneo porque hay jugadores de todo el mundo, entonces por más que es muy difícil clasificar, era garantizado que iban a haber jugadores de Uruguay. Muy pocos Uruguayos viajan a los torneos a los que voy yo entonces siempre es lindo encontrarse con alguno. Los mundiales son torneos chicos comparados con los GPs (unos 350 jugadores en lugar de 1.500 o más) entonces aceptan muy pocos jueces. No me aceptaron al mundial. Por más que racionalmente lo entendí, en mi carrera me rechazaron a tan pocos torneos que me dolió un poco. Siempre pensé que era infalible.

Al final de 2016 llegó un mensaje al grupo de niveles 3 diciendo que no se iban a tomar en cuenta los requerimientos de mantenimiento de nivel para este año. O sea, los niveles 3 habíamos decidido que todos mantenían el nivel, independientemente de la actividad que hubieran tenido en el año, por más que los requerimientos estaban establecidos. Pero para los niveles 2 se ejecutaron y algunos jueces bajaron de nivel. Fue un mensaje bastante sorpresivo y honestamente no me gustó nada. De vuelta, se supone que los niveles 3 éramos los más expertos del programa, deberíamos tener estándares para mantener la calificación. Otra actitud que no me gustó nada y que me alejó un poquito más del programa.

Empecé 2017 aplicando a un Pro Tour en Dublin al que tampoco me aceptaron. Igual, racionalmente quedaba claro, emocionalmente era un poco un golpe.

GP Port Alegre 2017

Otro torneo cerca, por lo tanto un torneo muy provechoso económicamente. Esta vez decidimos no ir en auto pero encontré un bus a un buen precio y compré pasajes. Eran un poco más de 12 horas y viajando en la noche, entonces funcionaba perfecto. Yo duermo muy bien en cualquier lado y los asientos eran realmente cómodos.

El torneo fue en un salón distinto al del año anterior y tenía una cantina dentro. Yo soy muy fanático del Pao de Queijo y cada dos rondas me escapaba a comprar un par. Fue un buen torneo.

Para que los jugadores sepan en qué mesa tienen que jugar, al principio del fin de semana se numeran todas las mesas del salón. Cada distribución de mesas tiene sus retos particulares y para este torneo pusimos la mesa 1 en el centro del salón y los números crecían en una especie de espiral. Fue una solución creativa que solucionó algunos problemas y una que nunca había visto en otros torneos.

Fue un lindo torneo, salió todo súper bien. Yo estoy en la fila del centro, tercero desde la izquierda.

Hay un juez Belga, Richard Drijvers, nivel 3, con el que trabajé una vez algunos años antes. No recuerdo ahora exactamente en qué torneo, creo que en algún Pro Tour. Por alguna razón tuvimos mucha afinidad así que fue una linda sorpresa cuando vi que venía a este torneo. Pasamos mucho tiempo juntos, incluso de casualidad nuestros equipos hacían tareas similares entonces además trabajamos juntos. Es el que está justo atrás mío en la foto.

PT Nashville

Mi hermana vive en USA y en esas fechas fue su graduación. Con mi familia organizamos un viaje a USA para asistir a la ceremonia. Yo, obviamente aproveché para hacer la mayor cantidad de torneos posible, en parte para aprovechar que ya estaba ahí, y en parte para pagar el viaje.

Por suerte el viaje empezó con un Pro Tour y por suerte me aceptaron. Los Pro Tours pagan muy muy bien, pagan en dólares y adelantado entonces planificar el viaje fue mucho más fácil contando con eso.

Coordiné con Damián Hiller y con John Temple, nivel 3 de USA, para quedarnos juntos. Reservamos un hostel como los de las películas, de esos que están al lado de la carretera. Fue bastante pintoresco y barato. John tenía su auto entonces todo fue mucho más fácil.

Nashville es una ciudad interesante. Hay música realmente en todos lados. La calle principal tiene unos cuantos bares, varios por cuadra y en todos hay música en vivo. Incluso algunos de varios pisos tenían bandas distintas en cada piso. Fuimos a comer con unos jueces locales y vimos una banda de guitarra y contrabajo increíble. El talento que hay en ese lugar en fantástico. Pasamos por una tienda que vendían botas de cowboy y tenían una promo de 3×1. No eran baratas per lo consideramos seriamente.

El torneo en sí no fue divertido, ningún Pro Tour lo es. El objetivo era pasar el fin de semana sin meter la pata en nada y justificar ese sueldo insólito.

Poquitos jueces pero muy buenos todos. Yo soy el de más a la derecha.

Como en todos los Pro Tours, especialmente en los que está Toby Elliott, hubo muchísimos drafts al final de cada día. Realmente jugamos mucho Magic y me llevé a casa un montón de cartas de esos torneítos.

Después de Nashville fui a Nueva York a pasar unos días con mi hermana, mi familia llegaría la semana siguiente. Al fin de semana siguiente, le tocaba el turno al siguiente torneo.

GP Montreal 2017

Me encanta Montreal, fue uno de los destinos en mi primer viaje largo de Magic y además es una ciudad hermosa por sus propios medios. De cualquier manera lo interesante del viaje empezó un poco antes. Camino al aeropuerto me llegó un mail de la aerolínea diciendo que mi vuelo había sido cancelado, que me habían encontrado un lugar en otro que llegaba a Canadá el sábado en la mañana. Todo bien pero no, tenía que estar el viernes para trabajar. Llegué al aeropuerto, hice la fila junto con un montón de pasajeros disconformes y finalmente cuando fue mi turno les expliqué que tenía que viajar antes. Encontraron un lugar en un vuelo al día siguiente, iba a llegar un poco tarde al torneo pero no un día y medio tarde. Volví a la casa de mi hermana, dormí una noche más ahí y finalmente pude emprender mi viaje.

Este fue el último torneo organizado por Mauro Bongiovanni (¿se acuerdan el juez Canadiense en mi equipo en Porto Alegre?) entonces muchos jueces estaban bastante melancólicos.

Coordinamos con unos jueces para quedarnos juntos en un AirBnB. Cuando llegué me encontré con que mi “cama” era un sillón que no se convertía en cama y en el que no entraba acostado completo. Así que dormí las tres noches con las piernas colgando para afuera de un pequeño sillón.

Fue un lindo torneo, salió todo bien, de hecho fue bastante rápido para la cantidad de jugadores que tuvimos. Yo estaba a cargo de la cuenta oficial de Twitter de los jueces y siempre se acostumbra poner una foto de los jueces principales. Intenté hacer un chiste que no entendió nadie y causó más confusión que otra cosa. Soy un genio incomprendido. Intenté buscar el tuit pero el histórico de la cuenta no llega tan atrás.

Staff de Montreal. Estoy en segunda fila en el centro.

El domingo después del torneo fuimos a la clásica cena invitada por el organizador. Unos cuantos jueces tenían sus mazos entonces jugamos algunos partidos muy entretenidos. Mi vuelo salí a las 7 AM y el de Gavin Duggan, nivel 3 de Canadá, como a las 5. Decidimos ir juntos al aeropuerto pero para llegar a su vuelo teníamos que ir directo desde la cena. Paramos en un Tim Horton’s a tomar algo caliente, después por mi apartamento a buscar mi valija y al aeropuerto. Hicimos migración, yo debo haber dormido un poco al lado del gate y después en el avión todo el viaje. Cuando llegué a USA ya estaba toda mi familia así que no quise dormir más. Fue un “día” de 48 horas bastante cansador.

SCG Open Baltimore

No tendría que haber hecho este torneo en el viaje. Tenía la esperanza de que me seleccionaran como juez principal entonces ahí sí hubiera sido interesante. Fui simplemente un juez de piso en un torneo chico en el que no pagaban nada bien, al final de un viaje ya bastante largo. Creo que hubiera preferido quedarme con mi familia un par de días más. Pero bueno, uno asume compromisos y tiene que cumplirlos.

El torneo fue fantástico, como lo son todos los de StarCity. Todo funcionó perfecto. Logré convencer a mi novia de que empezara a jugar Magic y le compré algunas cartas en ese torneo. Me gustó mandarle fotos de las cartas que estaba viendo y que se emocionara porque eran buenas para su mazo. Me compré también una de las mejores y más caras cartas que tengo.

No hay foto de este torneo, no sé por qué.

Volví a Uruguay y dos semanas después tenía que salir para el GP en Las Vegas. Honestamente, estaba agotadísimo y ese torneo no pagaría tan bien como los anteriores en el mismo lugar. Hablé con el organizador y le dije que no iba a ir. Creo que desde que apliqué un par de meses antes ya sabía que no iba a ir, por algo postergué tanto la compra del pasaje pero la decisión se realizó en ese momento. Me alegro de no haber ido, creo que no la hubiera pasado nada bien. Mi vínculo con el programa de jueces ya estaba un poco sentido y venía de hacer tres torneos en tres fines de semana seguidos muy lejos de casa. Todo tiene un límite.

GP Sao Paulo 2017

Ya deben estar hartos de leer GP Sao Paulo. Hubo unos cuantos y este no sería el último tampoco.

Unas semanas antes de este torneo iba caminando de noche mirando mi celular y puse el pie en un pozo. El movimiento que hice para caerme me generó un esguince en el tobillo. Tuve que caminar con muletas por un mes. Consideré y reconsideré varias veces ir al torneo porque evidentemente no es cómodo trabajar de pie todo el día si necesito muletas para moverme. Al final decidí ir, unos cuantos jugadores de Uruguay viajaban y fue divertido todo el tema de las muletas con ellos en la vuelta. Cuando me bajé del avión en San Pablo me preguntaron si quería una silla de ruedas. Dije que no y más o menos 35 segundos después me arrepentí. Tuve que reptar medio pateando mi valija por la inmensidad de Guarulhos insultando a mi teléfono y a los pozos y al sol.

Antes del torneo un juez Brasilero (Philippe Molevade, ya lo había mencionado antes) preguntó si alguien quería comprar un chip de celular para los días que estuviéramos en Brasil. Yo dije que sí y el viernes me dio el chip. Yo estaba en el equipo de Twitter oficial del torneo entonces necesitaba datos para publicar durante el fin de semana. Subí una foto y me dejó de funcionar. Fue la peor cobertura de torneos de la historia.

Mi tarea el viernes consistía el manejar los eventos paralelos, tenía a Agustín Mopty (no era nivel 3 todavía pero siempre fue muy bueno) y a Matteo Calegari (nivel 3 y superestrella Italiano) a cargo de la organización de dos tipos de torneos distintos. Honestamente, estaba muy tranquilo y usé las muletas un poco como excusa para no trabajar demasiado ese viernes. Vi a Matteo hacer bastante magia con unos números de mesa, los torneos en Brasil son siempre muy complicados.

Matteo es el de barba tupida y pelo corto parado al centro, Agustín está a la derecha de la chica en el centro en la primera fila. Yo innové un poco y no estoy en el centro abajo, a ver si me encuentran.

Hablando de torneos en Brasil, el sábado tuve como tarea encargarme de las listas de mazos de los jugadores. Ordenarlas, asegurarme de que tuviéramos todas y capaz verificar alguna. Fue una tarea muy complicada, realmente los Brasileros no saben cómo se llaman. No la pasé muy bien en este torneo. El pie roto sumado a que mis tareas no eran particularmente glamorosas y el celular sin datos hizo que pasara un fin de semana un tanto miserable. El domingo me tocó el último turno de la noche, trabajamos hasta que el último jugador del salón hubo terminado su partida. Literalmente desarmaron casi todas las mesas y decoraciones mientras estábamos ahí adentro esperando. Recuerdo que el organizador nos dijo que nos iba a pedir algo de cenar pero creo que no ocurrió.

Conferencia de jueces del río de la plata

En Noviembre se organizó otra conferencia de jueces de la región. De esas que viajamos a un lugar todo el fin de semana. Otra vez no pude convencer a muchos jueces Uruguayos de ir, sólo a uno. A esta altura yo ya estaba bastante convencido de dejar el programa de jueces (más sobre esto en la siguiente sección pero ya estuve spoileando un poco en los capítulos pasados) y estaba dándole una última oportunidad a las actividades que sé que me habían dado placer y sentido de pertenencia para ver si me reinventaban el amor por la comunidad. No lo hizo.

La conferencia fue realmente muy lejos, tuvimos que viajar a Buenos Aires en bus+barco y después unas cuantas horas de auto. El lugar era horrible y las presentaciones repetidas y aburridas. Yo tenía una presentación preparada que salió realmente mal. Lo único rescatable fueron las presentaciones de Fede Verdini y Agustín Mopty que estuvieron realmente buenas (y repartieron un souvenir genial) y un panel de niveles 3 descontracturado al final que fue bastante informativo. El resto, malísimo.

Presentando mi tema. Sí, me cagué de calor con la bata para hacer un personaje que no funcionó.

Durante el fin de semana hablé bastante con Adrián y Damián sobre mi vinculación con el programa de jueces. Adrián me ofreció encargarme de las conferencias en todo el continente durante 2018. Es una tarea de mucha responsabilidad y fue un lindo reconocimiento de mi labor hasta ese momento. Le dije que gracias pero no. Fue muy doloroso rechazar una oferta así pero realmente necesitaba desvincularme del programa y asumir una responsabilidad así de grande no era la mejor idea. Agustín Mopty terminó asumiéndolo y lo hizo muy bien. Esta conferencia fue cuando realmente me sentí afuera del programa. No la pasé bien, el esfuerzo no valió la pena y no aprendí nada. Por suerte pude ver a grandes amigos del país vecino.

Fue en un parque de agua. Horrible. Yo estoy tercero abajo a la izquierda. A mi izquierda Agustín y después Fede.

En una conversación Agustín me convenció de organizar una conferencia en Uruguay. No sé por qué le dije que sí, tal vez por todavía un sentimiento de pertenencia, tal vez por sentirme responsable por los jueces de Uruguay, tal vez por el reto de hacerlo. Pero bueno, me comprometí.

GP Santiago 2018

Y dale con Santiago. Todos los años igual.

Y sí, exactamente igual. El mismo salón, los mismos jugadores y los mismos jueces. Y la misma foto en las mismas escaleras:

Yo estoy… bueno, creo que no es difícil encontrarme.

Algo que no dije en el párrafo anterior fue “los mismos problemas” porque nos encargamos de generar problemas nuevos. Yo estaba encargado de las listas de mazo de los jugadores. En este torneo se armaban los mazos en el momento, así que las listas eran anotadas ahí mismo. Para simplificar la tarea, el organizador les da a los jugadores un formulario con todas las carta que pueden tener y los jugadores simplemente completan las que les tocaron. El viernes me aseguré de que las listas estuvieran, el organizador me aseguró de que estaban. Lo que nunca se me ocurrió preguntar es que fueran suficientes…

Bueno, no eran. Con los jugadores ya sentados y armando los mazos nos dimos cuenta de que nos faltaban unas 500 listas. Eso no es poco, especialmente cuando ya hay un reloj corriendo y los jugadores tienen que anotar sus mazos y entregarlos a tiempo. Todas las impresoras del edificio (creo que eran una o dos) empezaron a imprimir y obviamente se quedaron sin tinta. El torneo se retrasó unos buenos 20 minutos por esto. No es fácil tener a casi 1.000 jugadores esperando 20 minutos. Honestamente, me rompí. No quería seguir trabajando, no quería seguir resolviendo problemas que ya no deberían existir hace tiempo. El resto del día fue difícil de superar, por más que el reto real era durante esa primera hora de la mañana.

Al día siguiente tuve que hacer exactamente la misma tarea pero para muchos menos jugadores. De cualquier manera me aseguré de tener todo perfectamente preparado y salió fantástico, no tuvimos absolutamente ningún problema. Fede Verdini me escribió esto después del torneo:

Fefi, este reconocimiento es por tu labor durante el GP Santiago, especialmente durante la noche del sábado al domingo. Que quiero decir con esto? Como sabes, el sábado tuvimos una cantidad de problemas al principio del día. Faltaban elementos, hubo algunos retrasos y la impresora como suele pasar no ayudaba en mucho. Apenas terminaste de solucionar los problemas, tu actitud se convirtió automáticamente y te pusiste en modo “no voy a permitir que esto vuelva a ocurrir”. Esa capacidad de encontrarse con un problema y usarlo como punto de apoyo para mejorar tu labor y la de todos los jueces me resulta invaluable. Mientras que otras personas pueden sentirse abatidos o desmotivados después de un inconveniente, tu forma de enfrentarlo me resulto realmente ejemplar. El domingo todo funcionó de maravillas, pero no por casualidad, sino por tu labor y porque habías planeado cada pequeño detalle para asegurarte que así sea. Además de todo esto, tuviste el podcast listo en tiempo récord, grabando durante el mismo domingo y coordinando con Facu para no retrasar la programación, lo que incluyó (y soy testigo de esto) un laburo de edicion impresionante desde el mismo aeropuerto. Espero seguir escuchándote cada dos semanas como siempre lo hago y viéndote en más GPs, donde se podría decir que ya estas dejando un legado, al menos en la elección de vestimenta de algunos jueces a la hora de la fiesta 🙂

En el reconocimiento dice que otras personas en mi misma situación se hubieran sentido abatidas. Yo me sentía así. Durante el torneo tenía la responsabilidad frente a los cientos de jugadores de hacer las cosas bien, entonces no dejé que me desalentara. Pero por dentro juré no volver a hacerlo nunca más. No lo cumplí, pero bueno, esa es otra historia.

En este torneo pasó algo bastante increíble. Yo uso mucho traje y corbata, me gusta vestirme formal incluso en situaciones en las que no lo amerita. Creo que inspiré a un grupo de jueces de Argentina a vestirse formales para la cena de jueces del domingo. Esta tradición se mantuvo y en muchos otros torneos los que estuvieran de ese grupo se aseguraban de ir vestidos formales intentando convencer a los que quisieran sumarse. Incluso en otros torneos en otros continentes muchos jueces adoptaron la tradición y se vistieron con sus mejores prendas para la cena.

Los Argentinos y el Uruguasho. De izquierda a derecha: Pablo Paolo, Yo, Julio Sosa, Nicolás De Bonis, Federico Verdini, Agustín Mopty.

GP Hartford

Hartford, Connecticut, USA. Parece un destino bastante lejos para alguien que juró nunca más trabajar en un torneo. Mi familia viajaba a USA a visitar a mi hermana en su cumpleaños. Yo no podía dejar de ir, mucho menos si tenía la posibilidad de arbitrar un torneo y pagar parte del pasaje, entonces apliqué. Además, los torneos en USA suelen ser mejor organizados y profesionales que en Latinoamérica, lo único que tenía que hacer era el mínimo esfuerzo y pasar el fin de semana sin problemas.

Cuando llegué a Hartford me encontré con una situación bastante distinta. El camión que traía gran parte de la infraestructura se perdió o el chofer se quedó dormido o no sé qué pero no llegó. No teníamos manteles, ni números de mesa, ni carteles para indicarle a los jugadores dónde jugar. Alguien fue a una papelería y compró insumos varios y tuvimos que improvisar. Se supone que iba a USA a escaparme de estos problemas, no a armar carteles con sharpie y una tabla de espuma-plast apoyada en una silla.

Segunda fila, atrás del pelado.

Lo lindo del torneo fue que nevó, entonces los paisajes eran bastante lindos. No me malinterpreten, yo la paso bien siempre en los torneos. Simplemente ya no sentía ese compromiso con los jugadores y la comunidad entonces la mayoría de las tareas resultaban tontas, repetitivas y superfluas. Es difícil pasar un fin de semana trabajando sintiéndose así. Seguía estando en el equipo de Twitter y esta vez con buen WiFi entonces publiqué algunas fotos. Mi actitud era más bien de intentar sobrevivir al torneo y seguir adelante con mi vida. Lo que significaba más de lo que piensan, no tenía más torneos agendados, este era mi último.

El equipo de Twitter el torneo: yo, Jeff Higgins y Ben Coursey.

Volví a Uruguay con la mentalidad puesta en la conferencia de jueces que sería sólo unos días después.

Conferencia de Montevideo

Esta fue la primera conferencia oficial con soporte de Wizards que se hizo en Uruguay. Los participantes éramos principalmente jueces locales pero algunos jugadores interesados aprovecharon el envión y se certificaron así que éramos unos cuantos. Además vinieron a acompañarnos algunos jueces de Buenos Aires lo que fue una linda adición.

Yo quise enfocar los temas a jueces novatos, como dije, muchos de los jueces eran recién certificados y los que tienen más tiempo, igual no tienen acceso a torneos grandes entonces no tienen mucha experiencia en nada fuera de la tienda. Conseguí comida para todos y mandamos a hacer galletitas temáticas de Magic, además de unas tazas de souvenir inaugurando el logo oficial de la región diseñado por Jonathan Barría, nivel 1 de Chile. En otras palabras, una gran conferencia. Salió todo perfecto.

Agustín Mopty, Nicolás De Bonis y Pablo Paolo, jueces de Argentina.

Agustín Mopty dijo:

Federico Ismael, quiero reconocerte porque la Conferencia de Jueces de Uruguay del año 2018 fue, sin ninguna duda, la conferencia mejor organizada a la que asistí. No sólo hacerla fue una idea que surgió de vos, sino que fue la primera vez que sentí que todos (TODOS) los detalles habían sido tenidos en cuenta. El lugar era ideal, cómodo, de llegada sencilla, sólo para nosotros. Los materiales funcionaban. La comida era infinita, llena de amor, a un precio más que accesible. Existía la posibilidad de souvenirs (por primera vez en una conferencia regional y, espero, sentando un precedente). No me alcanzan las palabras para decir lo mucho que le pusiste a esta conferencia y los enormemente felices que fueron todos y cada uno de los asistenes. La ejecución de la organización de esta conferencia fue un poema; gracias por ofrecerle esto a los jueces de nuestra región, todos los asistentes con los que hablé estaban ansiosos de poder asistir a otras conferencias por lo bien que la habían pasado ese día.

(Mi nombre no es Ismael)

También era una galletita. Obviamente la comí yo.

Esta era mi última acción oficial para el programa de jueces. Fue un día muy triste para mí aunque no lo demostré. Por primera vez desde 2011, la página inicial de la plataforma de torneos decía unas palabras que me costó un poco superar: no tienes torneos próximos (o algo así, no me acuerdo exactamente. Aparte está en inglés).

Paréntesis

Voy a abrir un paréntesis en la historia. La etapa siguiente a la conferencia de Montevideo fue realmente un alejamiento del programa por más de un año. Dejé de participar en todos los proyectos, no fui a más torneos, borré las notificaciones de los foros, me alejé de toda la comunidad. Eso me hizo muy bien, fue la decisión correcta. En el siguiente capítulo voy a escribir sobre eso más en detalle pero primero quería cerrar este con mis últimos dos torneos y una conferencia. Ahora explico.

MCQ Buenos Aires 2019

Probablemente no se acuerden de las siglas de todos los distintos tipos de torneos que hay pero MCQ es la primera vez que la escribo. En los últimos años Wizards intentó cambiar la estructura del juego organizado varias veces y generó torneos con nombres nuevos y distintas maneras de clasificar a ellos. No tengo ni idea cómo funcionan, si me preguntan cómo era el de 1999 lo tengo clarísimo pero 2019… cero. Lo que sé es que hay uno que se llama Mythic Championship y este era un Mythic Championship Qualifier: MCQ.

Honestamente, no sé por qué apliqué para trabajar en ese torneo. Por un lado extrañaba un poco al programa, es fácil acordarse sólo de lo bueno después de unos meses de estar alejado. Por otro lado muchos jugadores Uruguayos iban a ir entonces me divertía un poco. Por un tercer lado era una linda manera de ver a jueces amigos Porteños. Apliqué a un MCQ un par de meses antes y no me aceptaron. Me dijeron algunas excusas de que eran unos organizadores nuevos, que querían contratar jueces en los que confiaban y no sé cuánta basura más. Si algún día yo soy organizador de torneos y tengo a un nivel 3 de otro país que quiere viajar a trabajar en mi torneo, lo acepto en 4 segundos. Pero bueno, cada uno con su tema.

Finalmente hubo otro torneo igual y me aceptaron. El juez principal era Agustín Mopty y me puso en un equipo bajo el liderazgo de un nivel 2 bastante novato. Honestamente, me aburrió mucho esa asignación. Yo iba a recordar viejos tiempos liderando un equipo, no a recibir órdenes incompletas y a veces incorrectas intentando mentorear a un juez que no conozco y tampoco me importa particularmente. Antes de ir al torneo ya me estaba arrepintiendo.

Fueron muchos jugadores lo que fue divertido. El torneo en sí fue tranquilo, ya lo hice mil millones de veces. Me dediqué a observar a Agustín como juez principal y a un par de jueces más del staff y les di una devolución de cómo habían trabajado. En un momento se rompió la impresora y yo casi estaba con estrés post-traumático. No me quise meter, ya había demasiadas manos solucionando el problema. De cualquier manera creo que no fue muy bien manejado.

Como resultado final la pasé bien. Vi a mis amigos y trabajé en un torneo mediano que era algo que no hacía hace mucho tiempo. Me gustó también buscar mi uniforme del fondo de un placard y volver a vestirlo.

MF Sao Paulo 2019

Otra vez sopa. Dice MF pero en realidad es un GP, Wizards les cambió el nombre a MagicFest.

La historia de este torneo es que unos meses antes Carlos Ho me empezó a escribir diciéndome que tenía que ir. Yo quería ir a jugar, fui a decenas de estos torneos como juez pero nunca jugué en ninguno. Este era el más cercano. Cuando se acercaba la fecha decidí que no quería pagar todo el dinero que cuesta ir a jugar y que pagaban demasiado bien como para no ir a trabajar, entonces apliqué.

Unos días antes del torneo me puse en contacto con Dami y empezamos a planificar. El salón era muy grande y esperaban muchos jugadores entonces tendría que ser un torneo interesante. Estaba medianamente motivado, tal vez este era el inicio de un nuevo amorío con el programa de jueces.

Una de las varias imágenes que nos cruzamos con Dami antes del torneo viendo cómo íbamos a distribuir el salón.

Me tomé el ya familiar avión y llegué al salón del torneo con mucha nostalgia. Hacía casi 18 meses que no trabajaba en un torneo de este tamaño. Saludé con abrazos apretados a muchos jueces que no veía hace tiempo y nos pusimos a trabajar desde temprano. Esperaban unos 1.000 jugadores el viernes para el evento principal, eso no es poco.

Ya a primera hora tuvimos malas noticias, se habían anotado sólo 300. La moral y las ganas de trabajar se fueron al piso. Me había preparado para el torneo, tenía actividades para hacer con mis jueces, había llevado material para repartirle a los jugadores y hacer su día un poco más ameno… todo se fue al cuerno cuando nos enteramos de la cantidad de inscriptos. El día fue realmente aburrido. No había nada para hacer, no había presión, no había apuro para nada. Cada tarea tenía a 10 jueces encima y se resolvía súper rápido.

Yo sé que suena a que no me sirve nada, por un lado me quejo cuando hay muchos problemas para resolver y por otro me quejo porque no hay nada para hacer. Es cierto. Pero así fue cómo me sentí, no quiero pensar en excusas. Esta era mi vuelta triunfal a los torneos y fue un fin de semana realmente aburrido. Además, me costaba muchísimo comprometerme con las tareas de mi equipo porque había tantos jueces sin hacer nada que aunque yo no las hiciera a tiempo, alguien se iba a dar cuenta y lo iba a solucionar. Me tomé una gran cantidad de recreos durante el día, incentivado porque en la sala de jueces había pao de queijo ilimitado.

Pao de queijo y un montón de golosinas sin importancia.

Pensé que me iba a motivar, pensé que la iba a pasar genial. No ocurrió. Fue muy aburrido, lento y en ningún momento logré engancharme con las tareas del día. Lo mejor fue ver a la gente que no veía desde hace tiempo. En un momento tuve una discusión con Damián por una nimiedad, creo a los dos nos gusta discutir por tecnicismos sin importancia. Fue lo más interesante del día.

Bah, en realidad lo más interesante fue un casamiento entre dos jugadores que se conocieron jugando Magic y quisieron celebrarlo durante el torneo. Yo ya había terminado mi turno entonces pude ir a ver la ceremonia. Me emocioné mucho, eran dos personas que explícitamente compartían mi pasión por este juego increíble que me acompañó por muchos años.

Los jueces de (esta vez sí) mi último torneo. Yo estoy a la derecha en la tercera fila.

Nos fuimos del casamiento a una conversación que había planificada acerca de unos cambios importantes en el programa de jueces (voy a detallarlos más en el siguiente capítulo). En la mitad de la conversación me di cuenta de que no me importaba ni un poco, me levanté y me fui. Se sintió muy liberador poder hacer eso y no sentir que me tenía que quedar, algo que hubiera sentido unos meses antes.

El domingo llegó lentamente a su fin y fuimos a la cena de jueces en un hotel cerca del torneo. Se sintió distante y poco personal. Muy lejos están esas cenas en las que levantábamos a jueces en andas y compartíamos chistes toda la noche. Comimos, jugamos un poco de Magic y nos fuimos. Ni siquiera había más jueces de traje y corbata.

Conferencia de jueces del río de la plata 2019

Con toda esta locura de volver al programa de jueces, ya había aplicado a esta conferencia en Argentina, incluso como presentador. Como siempre, es una buena excusa para ver a mis amigos cruzando el charco y tenía esa presentación preparada que me gustaba mucho. Le agregué un final sorpresivo y la terminé de preparar en la oficina antes de irme.

Viajé con un juez recién certificado de Montevideo que claramente ya tenía pasión por el programa. Me recordaba a mi 7 años antes.

La conferencia estuvo bien pero lo mejor fue ver a mis amigos queridos. Comí chocotorta por primera vez y almorcé en la casa de Damián el domingo. Fue un lindo cierre rodeado de gente a la que quiero mucho, la conferencia fue sólo una excusa.

Daniel Ojcius, nivel 2 de Argentina y yo. Daniel fue el líder de equipo en mi primer torneo en Buenos Aires, es de mis más amigos del programa desde ya hace casi 10 años.

¿Entonces, qué nos deja todo esto?

Este es el final de mi historia como juez pero no del Magic en mi vida, todavía quedan un par de capítulos de esta saga. De cualquier manera sin ninguna duda el mayor impacto que tuvo este juego fue a través del programa de jueces.

Jeff Morrow, ex-nivel 4 de USA (y una de las luminarias del programa) decía que el programa de jueces es un programa de mejora personal que organiza torneos como actividad accesoria. Y cuánta razón tenía. Durante mi pasaje por el programa reconocí mis cualidades como líder y las probé en muchísimas situaciones. Aprendí a desescalar conflictos, lidiar con momentos complejos y decirle a jugadores que los iba a descalificar del torneo que tanto querían jugar. Aprendí a motivar a mi equipo, a sorprenderlos, aprendí a delegar, logística y lo importante de forjar vínculos reales. Entendí el valor de dar realimentación honesta y recibí elogios de jueces a los que admiro. Muchos de mis mejores amigos vinieron del programa de jueces y ni siquiera viven en mi país. Sé que si viajo alrededor del mundo tengo un abrazo y una bienvenida prácticamente en cualquier destino.

Hablando de viajar, el programa de jueces me permitió literalmente recorrer el mundo. Sé lo afortunado que soy de haber podido subirme a un avión a practicar un hobby con todos los gastos pagos, incluso a destinos que no son ni cerca ni baratos.

Cada punto azul es por lo menos un torneo. Siempre que veo este mapa me sorprendo.

Fueron cientos de torneos, desde 8 jugadores en la tienda local hasta 8.000 en Las Vegas. Fueron decenas de rulings, conversaciones de política, discusiones, anuncios. Nervios y confianza. No me arrepiento ni un minuto de haberle dedicado todo el tiempo y esfuerzo que le dediqué y me parte el alma tener que alejarme pero fue la decisión correcta y lo sigue siendo.

Pocas cosas impactaron en mi vida tanto como el programa de jueces de Magic. Y de una manera abrumadoramente positiva.

El fin del programa de jueces está en el capítulo 6: el fin del programa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.